¿Por qué Japón denunció una estatua de esclavas sexuales de Corea del Sur?

Los nipones dicen que se parece al Primer Ministro Shinzo Abe
(Imagen: Twitter / Kizuna)

Las autoridades de Japón han condenado un par de estatuas que conmemoran las llamadas “mujeres de consuelo” forzadas a la esclavitud sexual. Se informó que una de las estatuas se parecía al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, aunque su propietario lo niega.

También te recomendamos: Detienen a rabino en Israel por tener a mujeres y niños en la esclavitud

Funcionarios de Japón expresaron su enojo por un par de estatuas surcoreanas que conmemoran a las llamadas “mujeres de consuelo” que se vieron obligadas a trabajar en burdeles de primera línea creados para soldados japoneses durante la ocupación colonial de la península coreana.

Las estatuas comprenden una mujer sentada frente a un hombre arrodillado. Los informes de los medios sugirieron que el hombre tiene un parecido al primer ministro japonés, Shinzo Abe.

“Si los informes son exactos, entonces habría un impacto decisivo en las relaciones entre Japón y Corea”, dijo el secretario en jefe del gabinete de Japón, Yoshihide Suga. “Creo que tal cosa es imperdonable bajo cortesía internacional”. (Vía: Reuters)

(Imagen: Twitter / Hans Solo)

Las estatuas se instalaron en el jardín botánico de la ciudad montañosa de Pyeongchang. El propietario, Kim Chang-ryeol, dijo que las estatuas fueron idea suya, pero no esperaba que generaran tanta controversia.

“El hombre podría ser Abe y tampoco Abe. El hombre representa a cualquiera en una posición de responsabilidad que podría disculparse sinceramente con las víctimas de la esclavitud sexual, ahora o en el futuro. Incluso podría ser el padre de la niña. Por eso las estatuas se llamaron ‘Expiación eterna’,” explicó Kim. (Vía: AP)

Las relaciones entre Corea del Sur y Japón tuvieron un problema importante el año pasado en el tema de las “mujeres de consuelo”, cuando  el gobierno del presidente surcoreano, Moon Jae-in, sugirió que un acuerdo de 2015 que vio a Abe disculparse y proporcionar aproximadamente 9 millones de dólares a una fundación que apoyaba a las víctimas, era ilegítimo.

Un tribunal de Corea del Sur también dictaminó que las empresas japonesas que operan en Corea del Sur deben pagar una compensación a los coreanos que trabajaron para ellos durante la Segunda Guerra Mundial. Japón respondió frenando las exportaciones de productos de alta tecnología a Corea del Sur.

Con información de Reuters y AP