Policías de E.U. tiene los registros faciales de la mitad de la población adulta

Un reporte de la Georgetown Law’s Center on Privacy and Technology, señaló que la policía estadounidense tiene bases de datos y tecnologías que le permitirían hacer un reconocimiento facial de aproximadamente la mitad de la población adulta del país. Esos datos, son para la institución una clara violación a la privacidad, además de que se sospecha que se puede hacer un uso extendido con criterios raciales.

En dicha base de datos, se encuentran los registros de aproximadamente 117 millones de personas adultas, los cuales están disponibles para cualquier agencia de seguridad en el país. Esto significa que cualquier oficial de policía es capaz de escanear indiscriminadamente los registros faciales y los datos de cualquier ciudadano, y hacer cualquier uso de esa información, tanto en términos preventivos como punitivos.

Estos datos son recabados en tiempo real por medio de cámaras de vigilancia en las calles, estas tecnologías de vigilancia no solo operan durante manifestaciones, sino también de forma aleatoria dentro de la cotidianidad de los ciudadanos. De acuerdo a la American Civil Liberties Union (ACLU), estos sistemas de vigilancia violan los derechos humanos de la ciudadanía, y sobre todo de la población de color debido a que se ha demostrado que el criterio de selección de escaneo es a partir de criterios raciales (Vía The Guardian).

Estos sistemas de monitoreo han ampliado considerablemente los registros tradicionales con los que contaba el FBI hasta el momento, los cuales estaban basados en perfiles de ADN realizados a personas detenidas por tener problemas con la ley; asimismo tenían un registro fotográfico basado en las licencias de conducir o en las solicitudes de visa. Para la “Unidad de identificación Facial” del FBI resulta problemático que tengan tantas entradas no relacionadas a ningún crimen en el sistema.De la misma forma, las policías por todo el país se han dedicado a monitorear indiscriminadamente las redes sociales con la finalidad de ubicar y clasificar a aquellos ciudadanos involucrados en protestas o movimientos sociales. 

Según estudios y datos de propio FBI, esas tecnologías se encuentran en un estado de desarrollo por lo que en su operación pueden resultar imprecisas, por lo cual puede salir afectada mucha gente inocente. Según su información, uno de cada siete búsquedas de reconocimiento facial falla en encontrar una coincidencia exacta, esto quiere decir que el software puede producir hasta 50 coincidencias que impliquen a gente inocente, sin duda esto es una muestra de una tendencia hacia la vigilancia, en donde los estados modernos dan primacía a la seguridad, antes que a la libertad y la privacidad.