Separatistas quieren fundar Nueva California

Podría decirse que una de las palabras más populares de lo que va del siglo es “independiente”; los músicos se jactan de ser independiente, así como las editoriales o los candidatos que se sienten ajenos al sistema político. Si todos viven esa ilusión, ¿por qué un estado gringo no podría?

En California algunos quejumbrosos con iniciativa han proclamado su independencia para fundar un nuevo estado: Nueva California; como verán, su imaginación no es tan independiente.

La razón para salirse de California es, cuando menos, infantil: según su vocero, dicen no estar conformes con la educación, los impuestos que a s parecer muy altos. Podría deducirse sin problemas que realmente están inconformes con el gobierno de California y, en lugar de competir en elecciones, mejor quieren fundar ooooootra California. Casi mismo nombre y ahí mismo, pero igual es otra California.

Algo muy llamativo de su propuesta de independencia es su geografía. En el mapa propuesto, la Nueva California se estaría quedando con la mayor parte de los condados rurales, mientras que las grandes concentraciones urbanas de la costa se quedarían en manos de la vieja California.

Esta división nos recordó el mapa electoral y las rencillas entre concentraciones urbanas y rurales durante las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Es también muy llamativo cómo estos voluntariosos separatistas, hay que admitirlo, sí tienen diferencias considerables en comparación con otros separatistas.

Por un lado, aunque sus motivos nos puedan parecer sosos, sus aspiraciones no son tan descabelladas, como fundar un nuevo país de la nada (cof, cof, República del Norte de México). Este movimiento más bien busca convertirse en el estado 51 de la Unión Americana.  

Es altamente improbable que logren fundar satisfactoriamente esta Nueva California, sin embargo también es de reconocerse que, lejos de limitarse a redes sociales o a vociferar en plazas vacías, este movimiento ha contado con el inusitado apoyo de abogados y están llevando sus demandas por la vía judicial, lo que hace más interesante su apuesta. ¿Lo lograrán?

Lo único que nos queda muy claro es que, de convertirse en un estado independiente, de inmediato se convertiría en uno de los estados más ricos del vecino del norte, gracias a su enorme producción agrícola.

Con información de KRON