Mujer transgénero gana un curul en el congreso filipino

Geraldine Roman será la primera persona abiertamente transgénero en ocupar un curul en el congreso de Filipinas
transgénero

Geraldine Roman será la primera persona abiertamente transgénero en ocupar un curul en el congreso de Filipinas, después de ganar el 62% de los votos para representar la provincia rural de Bataan.

Recordemos que Filipinas es un país conservador y mayoritariamente católico, donde el divorcio, el matrimonio igualitario y el aborto son ilegales.

Por esto, la victoria de Roman representa un enorme logro simbólico, celebrado por la comunidad LGBTTTIQ tanto dentro como fuera de su país. “La política de la intolerancia, el odio y la discriminación no triunfaron. Lo que triunfó fue la política del amor, la aceptación y el respeto”, afirmó orgullosamente la legisladora.

Roman sucederá a su madre como representante de Bataan, donde su familia lleva varios años siendo una fuerza política. La muerte de su padre, quien también era legislador, la motivó a continuar el legado familiar. “Ella también es un ser humano. Todos tenemos derechos. No es un problema para mí que sea transgénero”, comentó un campesino de la región antes de las elecciones.

Roman cambió su nombre legalmente y pasó por cirugía de reasignación de sexo en los noventa, y pugna por que todas las personas trans tengan derecho a ser reconocidas por la ley. En 2001 se pasó una ley en Filipinas que impedía que las personas transgénero cambiaran su nombre y género formalmente. Roman se ha comprometido para eliminar estas restricciones e impulsar leyes anti-discriminación para garantizar el trato igualitario.

Con su reciente victoria, Roman espera que más filipinos LGBTTTIQ participen en el gobierno: “Quiero inspirar a todos. Hay muchos factores de discriminación: género, edad, educación, religión. Así que a todas las personas que viven discriminación, quiero inspirarlas.”