Los logros y tropiezos de Enrique Peña Nieto en Canadá

El presidente Enrique Peña Nieto realizó su primera visita de Estado a Canadá para fortalecer las relaciones entre México y Canadá y asistir a la VIII Cumbre de Líderes de América del Norte.
Canadá

El presidente Enrique Peña Nieto realizó su primera visita de Estado a Canadá. Los objetivos de la visita eran fortalecer las relaciones entre México y Canadá y asistir a la VIII Cumbre de Líderes de América del Norte.

Uno de los actos más importantes fue la reunión de Peña Nieto con Justin Trudeau, primer ministro canadiense. Se firmaron catorce acuerdos, entre los que destacaron la eliminación del visado: a partir del 1 de diciembre, ya no será necesario este documento para los mexicanos que desean viajar a Canadá. Aquí pueden ver los detalles de la visa para Canadá.

Además, los mandatarios se comprometieron a impulsar el intercambio académico, compartir experiencia e información prioritaria para la seguridad nacional, fomentar el desarrollo de las comunidades indígenas y promover el turismo.

Sin embargo, hubo manifestaciones a las afueras de las reuniones oficiales. A la llegada de Enrique Peña Nieto al hotel Le Chateau, lo esperaban un grupo de mexicanos quienes gritaron consignas como “asesino”, “Oaxaca está presente” o “te queremos fuera de la presidencia”. La misma situación se repitió en Quebec.

Más tarde, en el marco de la VIII Cumbre de Líderes de América del Norte, ambos jefes de gobierno se reunieron con Barack Obama, presidente de los Estados Unidos. Este encuentro debió realizarse desde 2015, pero fue cancelado en un par de ocasiones.

Uno de los motivos de esta cancelación fue la mala relación que mantenía Stephen Harper, el anterior jefe de gobierno de Canadá, con los gobiernos de México y Estados Unidos. Desde que inició su mandato, en octubre de 2015, Trudeau ha manejado una política completamente distinta.

La agenda de la Cumbre abordó cuatro temas principales: medio ambiente, energías limpias y cambio climático; la competitividad y la integración económica; defensa y seguridad nacional y cooperación regional.

Los tres mandatarios se comprometieron a que, a más tardar en el 2025, la mitad de la energía que se produzca en la región provendrá de fuentes limpias. También destacaron que, gracias al comercio y a la inversión, la integración regional ha aumentado las oportunidades que los tres países ofrecen a sus ciudadanos. Sin aludir explícitamente a China, exhortaron a eliminar los subsidios a la industria del acero, pues han provocado un excedente que afectan la economía global.

Debido a la cercanía de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, los tres jefes de Gobierno no pudieron evitar el tema de Donald Trump y su amenaza de romper el Tratado de Libre Comercio. En un mensaje conjunto, criticaron a quienes optan por el aislamiento y las políticas proteccionistas, rechazando las ventajas que ofrece la economía global.

Peña Nieto aprovechó para advertir de los riesgos que representa el populismo, pues, a su juicio, recurren a la demagogia para destruir lo que se ha construido por décadas. Sin embargo, Barack Obama señaló que Trump no es populista, sino xenófobo. Incluso, de algún modo, el propio Obama se identificó con el populismo.

“Quiero que todos los niños en Estados Unidos y en América del Norte tengan las mismas oportunidades que yo disfruté. Me preocupo de los pobres, que trabajan muy duro pero que no tienen ninguna oportunidad de progresar”

Finalmente, se debe felicitar a los asesores de Presidencia, pues han hecho un gran trabajo. Lograron que Enrique peña Nieto se pusiera las calcetas correctamente cuando salió a correr con Trudeau por las calles de Ottawa.