Los demócratas están haciendo cambios: Warren y Sanders a la cúpula

La derrota casi total de los demócratas el pasado 8 de noviembre le ha exigido al partido un examen profundo de los errores que, tanto en la campaña como en la política cotidiana, cometieron para asegurar la victoria de Donald Trump y del partido Republicano completo.

No han sido pocos los análisis que apuntan a que buena culpa del derrumbe se debe a que el partido que, tradicionalmente, se alineaba con la clase trabajadora estadounidense, en los últimos años ignorara o apoyara abiertamente el crecimiento de leyes y acuerdos que, al darle grandes beneficios económicos a las empresas y a la élite económica, aumentaron la desigualdad e hicieron más difícil la vida diaria de millones de estadounidenses. (Vía: The Guardian)

Con el cambio legislativo que vendrá el año que entra, a la par del Ejecutivo, se cambiarán los puestos en el liderazgo demócrata en el poder legislativo y, parece ser, han decidido hacerlo teniendo en cuenta los resultados de la elección. Elizabeth Warren, senadora por Massachussets, y Bernie Sanders, senador independiente por Vermont y excontendiente por la candidatura presidencial, han sido nombrados como parte de la cúpula demócrata para la siguiente legislatura. (Vía: Hufftington Post)

Warren y Sanders representan un ala casi radical dentro de los demócratas: críticos constantes de las relaciones entre el partido y Wall Street, la presión de los cabilderos y la presencia de intereses “especiales” en Washington. Ambos senadores han hecho públicas advertencias al presidente electo de que, si bien hay unos cuantos temas en los que podrían llegar a un acuerdo, apenas se proponga algo que ataque las libertades o los intereses de las minorías, se opondrán a él en cada momento. (Vía: Time)

Una de las lecturas preocupantes de estos nombramientos es que el partido demócrata no haya interpretado las elecciones correctamente y lo que esté haciendo sea, al contrario de empoderar el ala “radical” del partido, silenciarla al ponerla en una posición vacía de poder real. Sin embargo, Warren ha declarado que ese nombramiento permitirá que ella y Sanders estén presentes en al trazo de estrategias y políticas. (vía: The Hill)

A partir del 20 de enero del año siguiente, cuando Trump, su gabinete y la nueva legislatura tome posesión, los demócratas se enfrentarán día a día contra una agenda que podría ser la más radical contra una larga serie de derechos y garantías que años de lucha civil han logrado. Dependerá de su capacidad de leer la situación y comprender a su base electoral el frenar esas probables iniciativas y, eventualmente, regresar a ser la mayoría legislativa.

Publicidad