Le sale el tiro por la culata a Ford

La empresa automotriz Ford reportó que sus utilidades cayeron en un 40% el año pasado a raíz de un ajuste en las pensiones, pero sobre todo, a causa de la cancelación de su planta en San Luis Potosí. La compañía norteamericana reportó pérdidas netas  de 2 mil 800 millones de dólares en este año, resultando en un ingreso neto de 4 mil 600 millones de dólares; a pesar de esto, la compañía señaló que antes de impuestos, obtuvieron las segundas mejores ganancias de su historia, que ascienden a unos 10 mil 400 millones de dólares.

Dichas utilidades serán repartidas entre los empleados de Ford, quienes obtendrán un monto aproximado de 9 mil dólares sin contar las reducciones de impuestos. Las proyecciones de la compañía son negativas para este 2017 debido a la reducción de la demanda en Estados Unidos, que es su mercado más fuerte, por lo que hará fuertes inversiones para el desarrollo de automóviles eléctricos, híbridos y autónomos. 

Las pérdidas de la empresa se dieron en la última parte del año, específicamente ascendieron en términos netos a 783 millones de dólares, principalmente por un ajuste de 3 mil millones de dólares para su obligaciones de pensiones y unos 200 millones por frenar el proyecto de construcción de una planta armadora del modelo Focus en México. Dicha cancelación se dio a raíz de las presiones del entonces presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, contra distintas automotrices que tienen planes de inversión en México.

Ante estas pérdidas, Ford espera recuperarse a través de los beneficios fiscales a empresas que inviertan en Estados Unidos prometidos por Donald Trump durante su campaña y ratificados durante el periodo de transición. Sin embargo, Ford no descarta incluir a México en sus proyectos a futuro debido a que nuestro país les ofrece condiciones atractivas y económicas para llevar parte de su producción al país, en ese sentido analizarán detenidamente las nuevas configuraciones en el mercado para proyectar si es óptimo y viable seguir invirtiendo fuera de Estados Unidos.

Sin duda este caso es una muestra de lo contraproducentes que pueden resultar las políticas económicas del presidente Donald Trump, las consecuencias de sus acciones, aunque afectaron a México, también impactaron a la compañía automotriz que vio mermadas sus utilidades. Dichas medidas del gobierno norteamericano podrían tener efectos negativos en su propia economía, ya que los costos productivos son mucho más altos, por lo que los precios tienden a aumentar reduciendo el consumo y frenando la competitividad de ese país. (Vía: Animal Político)

 

Publicidad