Lanzó Corea del Norte misiles en respuesta a la sanciones impuestas por la ONU

El pasado 6 de enero, Corea del Norte según detonó una bomba H.
Corea

Corea del Norte sigue desafiando a la comunidad internacional. Este jueves, el país asiático disparó seis misiles de corto alcance desde su costa oriental hacia el mar, según informó el Ministerio de Defensa surcoreano, lo que se interpreta como una respuesta a la resolución de Naciones Unidas (ONU), aprobada el miércoles, la cual endurece las sanciones contra el régimen de Kim Jong-un.

Los misiles se lanzaron desde Wonsan alrededor de las 10.00 hora local (1.00 horas GMT), según informó la agencia surcoreana Yonhap. Como es ya es habitual, no hay confirmación oficial de esta operación por parte de los medios norcoreanos, que tampoco han hecho referencia alguna a la resolución aprobada por la ONU.

Las sanciones de la ONU incluyen la prohibición de vender al régimen ciertos recursos naturales que usa para desarrollar su programa nuclear, obligan a registrar cualquier mercancía que entre o salga del país, sea por tierra, mar o aire. También prohíbe las exportaciones de carbón, hierro y otros minerales desde Corea del Norte, que hasta el momento representaban casi la mitad del total de ventas al exterior del país y suponían una importante fuente de divisas. Cabe mencionar que uno de los principales proveedores del país asiático es China, que en esta ocasión también apoyó la resolución del Consejo de Seguridad.

La decisión de endurecer las sanciones se tomó después de que el pasado 6 de enero Corea Pyongyang su cuarta prueba nuclear, en la cual detonó “de forma satisfactoria” una bomba de hidrógeno, según aseguraron los medios estatales, algo que la comunidad internacional puso en duda. Un mes después, Pyongyang lanzó un cohete de largo alcance para teóricamente poner en órbita un satélite, pero se consideró como una prueba encubierta de un misil balístico.

A su vez, el presidente estadounidense Barack Obama, consideró la decisión como una respuesta “firme, unida y apropiada” al ensayo nuclear y a otro de misil realizados el 6 de enero y el 7 de febrero, respectivamente, en violación de las resoluciones de la ONU. “La comunidad internacional, que se expresó con una voz única, envió a Pyongyang un mensaje simple: Debe abandonar estos programas peligrosos y elegir un mejor camino para su pueblo”, agregó Obama.

Estas sanciones “están entre las más duras jamás adoptadas contra un país”, destacó el embajador británico, Matthew Rycroft. Por su parte, el embajador chino Liu Jieyi estimó que la resolución debía ser “un punto de partida” para retomar las negociaciones sobre el desmantelamiento del programa nuclear norcoreano, que actualmente esta en punto muerto.