En Islandia quieren prohibir la circuncisión: ¿tiene sentido?

La circuncisión por motivos médicos es más que común y necesaria. ¿Pero qué tal por otros motivos? En Islandia les parece que no es la mejor de las prácticas para los niños y por ello quieren que incluso se pene (se castigue, vaya) con cárcel. ¿Tiene sentido lo que quiere el gobierno de Islandia?

Aunque la propuesta llegó al parlamento del país nórdico la semana pasada, apenas ha comenzando a tener revuelo en medios internacionales. En Islandia quieren prohibir la circuncisión cuando no ocurra por motivos médicos. Sus aspiraciones son tan amplias que la propuesta de ley contempla 6 años de cárcel para aquellos que la hagan

“¿Es equiparable la circuncisión a la ablación femenina?”

¿Se trata de persecución religiosa? ¿Se trata de sobreprotección de los infantes? ¿Se trata de simple sensatez, aun si es difícil de reconocer de primera mano?

Todo depende de a quién se pregunte: musulmanes y judíos, las dos religiones que practican comúnmente el corte del prepucio del infante, ya han denunciado una persecución detrás de esta propuesta que parece de todo menos inocente: “Islandia está a punto de atacar al judaísmo de una manera que concierne a los judíos de todo el mundo“, declaró la Conferencia de Judíos Europeos. (Vía: Euro Jew Cong)

Pero, ojo, acaso el contraargumento no es tan fácil de desestimar. Recordemos el mal paralelo que sufren miles de niñas cada año y que todos condenamos: la ablación femenina, donde se corta el clítoris de la niña con una navaja, también por motivos tradicionales y religiosos.

circuncisión islandia prohibición carcel tiene sentido

Quienes buscan prohibir la circuncisión afirman que se atenta contra los derechos humanos del infante. La duda de fondo en ese sentido es la siguiente: ¿es equiparable la circuncisión en los bebés varones con la mutilación del clítoris de las niñas?

Si la repuesta es afirmativa, sería más que coherente prohibir la circuncisión. Si la respuesta es negativa, tiene sentido oponerse la penalización de esta práctica. Eso sí: ¿Qué tal que años más tarde, ya no el bebé, sino el adulto consciente decidiera practicarse la circuncisión por motivos religiosos?

Los partidarios de penar con 6 años de cárcel la circuncisión alegan que se atenta contra los derehcos humanos del niño, que se provoca un dolor inmenso de forma innecesaria, que para colmo esta tradición quirúrgica se realiza en lugares que no cuentan con las medidas sanitarias necesarias para prevenir infecciones y que, además, se realiza sin anestesia. (Vía: El País)

En 2013, el Consejo de Europa ya había hecho una resolución al respecto donde la circuncisión era equiparada a la ablación, por ser una “violación a la integridad física del niño”. También en aquel tiempo se dijo que había antisemitismo detrás de la discusión.(Vía: El País)

¿Quién tiene la razón en este caso? ¿Qué debería decidir el parlamento de Islandia? ¿Se trata de sensatez o de persecución?

 

Por: Redacción PA.