La Iglesia Católica declara inadmisible la pena de muerte

Este jueves, desde la Santa Sede del Vaticano, el Papa Francisco anunció que la pena de muerte dejará de ser aceptada por la Iglesia Católica, pues es “inadmisible” y “atenta contra la dignidad de todo ser humano”.

Hasta hoy, el catecismo señalaba que la pena de muerte no se excluía si era “la única forma posible de defender efectivamente las vidas humanas contra un agresor injusto”. Sin embargo, la Iglesia considera ahora que debe actualizar sus enseñanzas para volverlas acordes con la situación actual.

¿Vale la pena de muerte? El caso de Ámbar revive el debate

“En consecuencia, la Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que la pena de muerte es inadmisible porque es un ataque a la inviolabilidad y dignidad de la persona, y trabaja con determinación para su abolición en todo el mundo”.

De acuerdo con Reforma, en la modificación se señala que la pena de muerte era considerada un castigo apropiado para la gravedad de algunos delitos, aunque extremo, para la tutela del bien común.

La Iglesia Católica tiene su propia historia en lo que a pena capital se refiere. La Santa Inquisición ejecutó a miles de personas, incluidos Galileo Galilei por el sistema heliocéntrico, Giordano Bruno por sus teorías panteístas que contradecían lo estipulado por la Iglesia y otras cientas condenadas por herejía.

Castigar a las mujeres con pena de muerte reducirá los abortos: candidato republicano

En octubre de 2017, el Papa Francisco reconoció que la pena de muerte era aceptada en los Estados Pontificios y dijo aceptar que la Santa Sede se había equivocado al admitir una mentalidad “más legalista que cristiana”.

Desde que asumió su cargo, el pontífice se ha pronunciado en contra de la pena de muerte. En octubre de 2017, cuando se cumplieron 25 años de la publicación del catecismo, el Papa declaró que la pena de muerte es contraria al Evangelio y equivale a tomar una vida humana que “siempre es sagrada a los ojos del creador”. (Vía: El Financiero)

Por: Redacción PA.