Gallos salvajes podían convertirse en una plaga en Nueva Zelanda

Durante el aislamiento por coronavirus, los pollos salvajes poblaron las calles
Gallos salvajes podían convertirse una plaga Nueva Zelanda (Imagen: Pixabay)

Las autoridades de Nueva Zelanda han alertado a la población sobre una posible plaga de gallos o pollos salvajes. Aparentemente, durante la cuarentena estas aves repoblaron las calles.

También te recomendamos: Millones de animales en granjas de EU podrían ser sacrificados con métodos inhumanos

En Nueva Zelanda las medidas tanto de seguridad como de sanidad han servido, pues el Covid-19 no se dispersó a gran escala, como ha sucedido en otros países. Entre las medidas de seguridad que se implementaron se encontraba el aislamiento, el cual, trajo consigo inesperadas consecuencias.

Al oeste de Auckland los pobladores han denunciado una presunta plaga de pollos salvajes, aunque esta situación no es nueva en la localidad, había sido resuelta antes del inicio de la pandemia. No obstante, el aislamiento le permitió a gallos, gallinas y pollos repoblar las calles. Aunque en primera instancia parecía algo tierno y divertido para los pobladores, algunos han enfrentado ciertos estragos. 

Según los habitantes,  el cacareo de las aves le quita el sueño a los habitantes, algunos huertos y jardines se han visto devastados tras el paso de las aves. Asimismo señalan que las raíces de loa árboles han sido dañadas por el paso de las aves. Aunque a muchos ciudadanos les molesta la presencia de las aves, para otros es muy natural protegerlas y alimentarlas. 

“Esto ha revivido las viejas discrepancias en la localidad”. Algunos habitantes creen que las gallinas salvajes dan al área una apariencia pintoresca, mientras que otros lugareños los ven como  “algo de película de Stephen King“. (Vía: RT)

Según las estadísticas en los suburbios de Titirangui habitan cerca de 4 mil personas y alrededor de veinte o 30 gallinas salvajes. Este fenómeno se ha presentado desde el 2008, según los habitantes todo comenzó cuando uno de los pobladores libero a dos aves domesticadas. El número de gallos y gallinas incrementó a  250 en el 2019. 

Como no quieren dañar a los animales han planeado capturarlas y reubicarlas.  

Con información de: RT