Ex presidente de Egipto, único electo democráticamente, muere en tribunal durante juicio

Se presupone que Mohamed Morsi sufrió diversos tipos de tortura física y mental durante su encarcelamiento
Ex presidente de Egipto, el único electo democráticamente, murió en el tribunal durante juicio. (Imagen:Twitter)

Mohamed Morsi, el primer ex presidente electo de Egipto por el Partido Liberal y la Justicia, murió durante un juicio por cargos de agresión contra manifestantes. Se le imputaban delitos como tortura y muerte de civiles. Pese que el mandatario no reconoció al jurado que lo inculpó, éste enfrentó el proceso penal junto a 14 dirigentes de los Hermanos Musulmanes, organización que lideraba.

 En el 2012 Morsi Mohamed  se consolidó como el primer presidente elegido de manera democrática en Egipto. El entonces lider de los Hermanos Musulmanes intentó promulgar una serie de poderes de largo alcance. Por tanto, tanto el gobierno como la ciudadanía temían que mediante estas acciones los islamistas monopolizarían la escena política e inclusive tomar el poder en Hermanos Musulmanes.

En consecuencia, Abdelfatah Sisi, su contrincante político encabezó un golpe de Estado en el 2013, tras el que se instauró como jefe de estado. Por consiguiente, Mohamed Morsi tuvo que enfrentar los siguientes cargos, por los que, pagó una condena de 20 años.

  • Intimidación de manifestantes
  • Conspiración terrorista
  • Muerte de civiles
  • Fuga carcelaria
  • Muerte de 50 personas

El entonces líder de Hermanos Musulmanes no reconoció a las autoridades judiciales que presentaron los cargos en su contra; sin embargo. Durante su encarcelamiento vivió diversas carencias y no se le permitía ver a su familia.

Sufrió  falta de atención médica, la inanición y aislamiento d manera continua, por tanto, su salud se deterioró gradualmente. Mientras era juzgado en el tribunal, sufrió un desvanecimiento, minutos después  fue trasladado a un hospital, lugar en que perdió la vida.

Los regímenes de aislamiento son actos reprobables según Amnistía Internacional y la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los presos políticos de Egipto padecen condenas que atentan contra sus derechos humanos, es decir, son aislados por periodos indeterminados, sufren golpizas por parte de guardias.

Aparentemente no sólo sufren violencia física, ya que su salud mental se deteriora lentamente debido a la falta de contacto humano e inanición por los que desarrollan ataques de pánico, paranoia y pérdida de la memoria. Este tipo de tortura también debería ser castigado por las autoridades, sin embargo, al ser cometidas por altos mandatarios o inclusive por parte del Estado, no son condenadas.

Con información de: BBCNews