Cubren estatua de Winston Churchill para protegerla de ataques antiracistas

Boris Johnson dijo que cualquier ataque es “absurdo y vergonzoso”
(Imagen: Wikicommons)

Una estatua de Winston Churchill en Londres ha sido cubierta por temor a que pueda ser destrozada, ya que ésta y otros monumentos en el Reino Unido se han convertido en un punto de encuentro para los manifestantes contra el racismo derivadas por la muerte de Floyd George.

También te recomendamos: ¿Por qué en Bélgica quieren quitar todas las estatuas de Leopoldo II?

Las autoridades encerraron por completo la estatua de Churchill en la Plaza del Parlamento de la ciudad, menos de una semana después de que fuera desfigurada durante una protesta contra el asesinato policial de George Floyd en Minneapolis.

El envoltorio total de la estatua de Churchill rápidamente provocó la reprimenda del primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, quien lo calificó de “absurdo y vergonzoso que este monumento nacional esté hoy en riesgo de ser atacado por manifestantes violentos”.

“La estatua de Winston Churchill en la Plaza del Parlamento es un recordatorio permanente de su logro al salvar a este país, y a toda Europa, de una tiranía fascista y racista”, tuiteó Johnson el viernes.

(Imagen: Twiter / Boris Johnson)

La ciudad también planea proteger el Cenotafio de Whitehall, en el centro de Londres y una estatua de Nelson Mandela.

Una protesta de Black Lives Matter que se había planeado para el sábado fue cancelada por preocupaciones de seguridad debido a contra-manifestaciones planificadas de extrema derecha al mismo tiempo.

Los organizadores de la contra-protesta dicen que están llevando a cabo un evento de “defender nuestros monumentos”.

(Imagen: Twiter / Portal Diario)

El fin de semana pasado, los manifestantes escribieron con pintura en aerosol “era racista” en el zócalo de la estatua de Churchill.

Al igual que en Estados Unidos, las protestas contra el racismo reavivaron el debate en el Reino Unido sobre los monumentos vinculados a las prácticas racistas a lo largo de la historia del país. Los activistas están pidiendo la eliminación de monumentos a figuras vinculadas a la trata de esclavos británica y al imperialismo. En algunos casos, los manifestantes han tomado el asunto en sus propias manos.

En Bristol, los manifestantes derribaron una estatua de Edward Colston, un comerciante de esclavos británico. También hay cada vez más llamadas para eliminar una estatua del notable imperialista Cecil Rhodes.

El historial de Churchill, cuya administración del país durante la Segunda Guerra Mundial se valora ampliamente, ha sido controvertido durante mucho tiempo. Se enfrentó a un escrutinio particular sobre las declaraciones y decisiones que tomó con respecto a los esfuerzos coloniales de Gran Bretaña, y sus puntos de vista sobre la raza y la religión.

(Imagen: Pixahere)

También se cree que las políticas de Churchill han contribuido a una hambruna masiva en 1943, entonces Bengala controlada por los británicos.

Con información de BBC