Estados Unidos pide dejar de consumir lechuga por brote de E Coli

El gobierno estadounidense está alertando a su población para que deje de consumir lechugas romanas. Esto, después de que se presentaran varios brotes de E Coli en una cárcel de Alaska.

Los cuadros clínicos que se hallaron al interior del centro penitenciario, coincidieron con otros más (alrededor de 50) encontrados a lo largo del país, por lo que se teme que se convierta en un riesgo epidemiológico.

Se ha solicitado a restaurantes y establecimientos que retiren las lechugas de su inventario, así como a la población de no consumirlas ni comprarlas para evitar cualquier riesgo.

Originalmente se creia que esto podría ser solucionado con un buen trato de limpieza en los alimentos, pero se descubrió que la bacteria estaba alojándose en la cabeza y el tallo de las lechugas, por lo que cualquier forma de su ingesta es peligrosa.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos rastrearon el origen de los ejemplares contaminados hasta California, pero su incidencia llegó hasta Yuma, en Alaska, por lo que no hay certeza si se trata de un plantío, de varios, u otra razón en específico.

Foto: UC Davis

Hasta el momento se tiene conocimiento de 53 casos concretos repartidos en 16 estados, algunos sin relación geográfica. De estos, al menos 31 americano hospitalización y cinco de ellos presentaron complicaciones renales, aunque no se han reportado muertes relacionadas.

El E Coli es una bacteria que está presente todo el tiempo en el intestino humano. Se encuentra, generalmente, en los restos de materia fecal. Aunque sea parte del organismo, hay algunas variedades de este patógeno que son altamente tóxicas para el humano. (Vía: OMS)

Estas cepas recurrentemente se encuentran en alimentos que fueron contaminados por heces fecales, que son producto del riego con aguas negras o el uso indebido de abonos durante su cultivo.

Aunque el brote está regándose por varios estados de EE.UU., en México no existe un riesgo real de contaminación, pues los plantíos de donde se importa o se comercializa la lechuga romana no tienen relación con los contaminados, aunque será necesario revisar la calidad de estas hortalizas en lo inmediato.

Con información de SinEmbargo