Así se instaló la oposición venezolana en la Asamblea Nacional

Para este martes, la oposición ha convocado a sus seguidores a reunirse en La Hoyada, una zona céntrica de la capital de Venezuela.
Venezuela

El domingo pasado, los 112 diputados electos de la oposición venezolana se reunieron para escoger a Henry Lisandro Ramos Allup, como candidato que la Mesa de Unidad Democrática propondrá el martes para presidir la Asamblea Nacional de Venezuela. Con esta acción, los opositores intentan defender los resultados de las elecciones, en las que obtuvieron dos tercios de los escaños, y buscan el apoyo de la calle. Por su parte, el gobierno de Nicolás Maduro Moros ya realiza maniobras para impedir que se conforme esa mayoría o boicotearla, colocando trabas judiciales y un parlamento paralelo.

Las dos candidaturas que se presentaron en el seno de la oposición para presidir la nueva legislatura, fueron las de:  Julio Borges, líder fundador del partido Primero Justicia (PJ), partido en el que, por cierto, milita el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles Radonski; y la del mencionado Ramos Allup, vicepresidente de la Internacional Socialista y dirigente de Acción Democrática (AD), el partido socialdemócrata que ejerció la hegemonía durante los primeros años de democracia en Venezuela.

A Ramos Allup, quien obtuvo 62 votos contra los 49 de Borges, le tocará presidir un periodo legislativo que no será tranquilo. Con una mayoría absoluta de dos tercios de las curules, ahora la oposición estará facultada, desde el legislativo y a partir del martes, activar votos de censura contra los ministros, realizar una reforma constitucional para acortar el periodo presidencial o promover un referendo para revocar el poder del presidente Maduro Moros.

Y es de esperar que estas posibilidades incomoden al oficialismo, que no se ha esperado a la constitución de la Asamblea para empezar a bloquear su funcionamiento. La semana pasada introdujo ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), organismo que aún controla, siete recursos de impugnación contra los resultados electorales del 6 de diciembre en tres provincias. Para uno de esos recursos el tribunal emitió una medida cautelar anulando la designación de los diputados, tres de la oposición y uno chavista, del Estado de Amazonas, que en teoría no podrían prestar juramento.

Si prosperan todas las impugnaciones oficialistas, se podría ordenar la repetición de los comicios en las circunscripciones en disputa, donde la oposición conquistó nueve diputaciones y el Gobierno solo una. También trascendió que el chavismo creo un nuevo Parlamento Comunal, el cual se espera que comience sus sesiones hoy mismo en el llamado Cuartel de la Montaña, lugar donde desde marzo de 2013, reposan los restos de Hugo Rafael Chávez Frías. Maduro Moros no ha ocultado su intención de otorgar recursos y potestades a este organismo de última hora, para, como él mismo indicó, contrarrestar a la “asamblea burguesa” y avanzar “en la construcción del socialismo”.

Es por tal motivo, que de cara a las maniobras oficialistas que amenazan con dispersar el poder recién obtenido en la Asamblea Nacional, la Mesa de Unidad Democrática ha llamado a aumentar la presión desde las calles. Para el martes, han convocado a sus seguidores a reunirse en La Hoyada, una zona céntrica de la capital de Caracas, cercana al palacio legislativo, donde deben acudir los 112 diputados electos.

05/01/2016

El día de hoy, la Asamblea Nacional venezolana se instaló bajo el control de la oposición quien asegura que tendrá entre sus prioridades el control y la supervisión del gobierno, lo que provocará choques entre los poderes de esta nación, que por cierto, está sumida en una profunda crisis económica.

Poco antes de iniciar la sesión, diputados opositores comenzaron a gritar “sí se pudo” mientras que del lado oficialista les gritaban “asesinos”. Mientras, en los alrededores del Congreso, ubicado en el centro de la capital, amanecieron custodiados por centenares de policías y guardias nacionales, algunos de ellos con equipos antimotines, que colocaron barreras de metal en medio de las vías para limitar el paso de vehículos y personas. También algunas estaciones del metro fueron cerradas como medida de seguridad, informaron las autoridades.

Por la mañana, los diputados electos de la oposición y el oficialismo, comenzaron a ingresar sin problema a la sede de la Asamblea Nacional y pasaron al hemiciclo donde, cabe mencionarlo, por primera vez en varios años se permitió la entrada de periodistas. Se destacó la ausencia de los cuadros de Simón Bolívar y del fallecido presidente Hugo Rafael Chávez Frías, que estaban en el podio de los oradores, que fueron retirados por la antigua administración, indicó el diputado opositor Edgar Zambrano.

Varios miles de seguidores de la oposición y del gobierno se concentraron de forma pacífica en algunas vías y plazas del centro de Caracas, cercanas al Congreso, para unirse a las marchas convocadas por los dos bandos.

“Esta es una bendición que Dios nos dio”, dijo Jesús Abreu, un cocinero de 71 años al celebrar que la oposición asumiera el control del Congreso. “Hemos pasado 17 años de angustia esperando un cambio en este país. Tengo una gran alegría que por fin ese día llegó”, indicó Abreu, mientras esperaba el inicio de la marcha opositora.

Unos 20 integrantes de organizaciones pro-oficialistas, conocidas como “colectivos”, se reunieron en el histórico parque de El Calvario, al oeste de la ciudad, para seguir la instalación del congreso. Los manifestantes pro oficialistas, vestidos con camisetas y pantalones negros y algunos con los rostros cubiertos con pañuelos rojos, se sentaron en unas escalinatas del parque, que están a un lado de una avenida cercana al palacio del gobierno, para demostrar que están dispuestos a “defender la revolución” de forma pacífica desde las calles.