En Brasil protestaron contra la presidenta Dilma Rousseff

Dilma Rousseff afronta un proceso de juicio político con miras a su destitución del cargo.
Dilma

El día de ayer, miles de brasileños protestaron en varias ciudades de Brasil para exigirle al Congreso que ordene un juicio político y la destitución de la presidenta Dilma Vana da Silva Rousseff, pero las manifestaciones fueron muy menores al respecto de las realizadas a comienzos de año, en las que desafiaban a Dilma Rousseff y el Partido de los Trabajadores (PT), actualmente en el poder.

La diferencia, en esta ocasión, es que ya comenzaron los procedimientos de juicio político en contra de la presidenta. El presidente de la Cámara baja, Eduardo Cosentino da Cunha, rival de Rousseff, presentó la petición de juicio político a inicios de mes. La Corte Suprema brasileña suspendió temporalmente la discusión en lo que revisa cómo se conformó la comisión del Congreso para debatir la medida.

Las protestas, realizadas en 90 ciudades, lograron reunir a aproximadamente 22.000 personas, según las cifras de la policía, mientras que los organizadores calculan que asistieron unos 82.000 manifestantes, según el portal G1 de Globo. Una de las concentraciones en las que más participantes hubo fue en Brasilia, capital de Brasil, donde cerca de 5.000 personas se concentraron frente al Congreso.

“Esperamos menos gente porque en las otras manifestaciones tuvimos dos o tres meses para organizarnos. La de ahora es una señal de que la población está volviendo a las calles, que está muy atenta al proceso de impeachment (denuncia)”, declaró Kim Kataguiri, coordinador nacional del Movimiento Brasil Libre, en Sao Paulo.

La corrupción, la alta inflación y la creciente tasa de desempleo han generado descontento en la población e impulsaron la convocatoria de las protestas, sin embargo la manifestación contra Rousseff no igualó los números de las que le precedieron, que reunieron a más de un millón de personas en marzo y a cientos de miles en abril y agosto. Por su parte, la mandataria Rousseff, no declaró al respecto.