¿El brexit tiene marcha atrás?

Tras el resultado del brexit, millones de británicos se han arrepentido de su decisión de abandonar la Unión Europea, pero, ¿hay marcha atrás?

Desde que se anunciaran, el jueves pasado, los resultados del referéndum en el Reino Unido, el mundo ha sufrido una ola de inestabilidad e incertidumbre a consecuencia del golpe que significó la decisión ganadora: el brexit, es decir, abandonar la Unión Europea. Tanto así, que algunos británicos que apoyaban la salida dicen estar arrepentidos de su voto y han pedido al gobierno que se anule el resultado.

Aunque estas opciones son legalmente posibles, pues el referéndum es consultivo y no vinculante, es decir, la decisión no obliga al Parlamento a tomar cartas en el asunto, varios expertos en política aseguran que es inconcebible que el Parlamento revoque una decisión popular. (Vía: El Mundo)

En ese sentido, el primer ministro británico, David Cameron, quien renunciara tras conocerse el resultado de la votación, ha declarado que un segundo referéndum no figura “ni remotamente en sus cartas”, además de que solicitó al parlamento que no bloquee el brexit. (Vía: El Mundo)

Sin embargo, existen algunas alternativas que podrían frenar el brexit y cambiar el rumbo de las cosas en Reino Unido.

1.Petición popular

La petición popular para un nuevo referéndum podría ser debatida esta semana en el Parlamento. Ya tiene casi 4 millones de firmantes.

2. Bloqueo desde el Congreso

Por su parte, miembros del Congreso (como Michael Heseltine, David Lenny y Tim Farron) han anunciado su intención de bloquear el brexit y promover un segundo referéndum. Según el político del Partido Laborista, David Lanny, casi 500 miembros (de 650) de la Cámara están a favor de la permanencia. Por su parte, el ex primer ministro Tony Blair ha dicho que cree que el brexit debe ser frenado, pero que no ve cuál podría ser una salida legal.

3. Bloqueo del Parlamento escocés

El Parlamento escocés también ha amenazado con una acción para negar el poder legal del referéndum. Recordemos que Escocia votó en su mayoría en contra de la salida. La ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, quiere ampararse en un documento que estipula que el parlamento escocés puede votar las medidas que afectan su vinculación con la Unión Europea (Irlanda del Norte tiene el mismo derecho).

4. Elecciones generales

Antes de que el Reino Unido invoque el Artículo 50 del Tratado de la UE, para iniciar su proceso de salida, la Unión puede negociar con RU la posibilidad de hacer concesiones o cambios, como que RU se quede en el mercado europeo, siempre y cuando hay algunas restricciones de movilidad para sus ciudadanos. Sin embargo, estos cambios tendrían que acatar las reglas generales de la Unión.

Una elección general podría posponer o cancelar el brexit, si es que un partido con una clara agenda pro-quedarse es electo. Sin embargo, sería difícil que esto ocurriera porque todos los partidos tienen opiniones divididas entre irse o quedarse.

5. “A la noruega” o “a la suiza”

Otra opción sería que RU lograra un acuerdo al estilo de Noruega, que forma parte de la Unión, está asociada a su legislación y participa de forma voluntaria en las decisiones de justicia, asuntos internos y políticas foráneas, pero administra su propia política agricultora y pesquera, dos puntos básicos de su economía. Además, los noruegos pueden negociar libremente sus acuerdos de comercio con países no miembros de la Unión. Sin embargo, Noruega no puede votar ni vetar las reglas que la UE propone.

O a la Suiza, que en 1992 votó para no unirse a la Unión Europea. En lugar de eso, Suiza acordó 120 acuerdos bilaterales para acceder a los mercados europeos, a quienes se le vende el 50% de sus exportaciones. A pesar de que a los suizos les resultó bastante bien, pues son una de las economías más sólidas del mundo, esa estabilidad tomó muchos años y nada garantiza que funcionaría para RU.

6. Protestas desde el sector empresarial

Desde el sector empresarial, el fundador de Virgin, Richard Branson, reclama también una segunda votación y acusa a los políticos a favor del “leave” de hacer falsas promesas para alentar a la población a abandonar la UE. (Vía: El Mundo)

Habrá que esperar y seguir de cerca los pasos de todos los actores políticos en Reino Unido.