‘Si me vuelvo un dictador, dispárenme’, ordenó Duterte a sus fuerzas armadas

Trump no es el único presidente que causa escalofríos a las instituciones con una simple declaración. Entre el catálogo de líderes que rozan el despotismo con sus meras declaraciones está Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, quien en esta ocasión le ordenó a sus fuerzas armadas que le disparen si osa en convertirse en un dictador.

Si me quedo demasiado tiempo y quiero convertirme en dictador, dispárenme, no estoy bromeando”, declaró Duterte el lunes. “Si prolongo mi mandato tan solo un día, pido a las Fuerzas Armadas de Filipinas y a la Policía Nacional filipina que no me permitan a mí ni a nadie más interferir con la Constitución“. (Vía: RT)

Duterte ha rozado la ilegalidad desde su campaña presidencial. En el camino ha insultado a político internacionales, como Obama, ha denigrado a minorías y se ha envuelto en acusaciones sobre una desalmada forma de combate al narcotráfico: con ejecuciones extrajudiciales.

El exceso en su mano dura contra el crimen no es ningún secreto. Desde que Duterte asumió el cargo en 2016, 4 mil personas han muerto en los operativos de las autoridades de Filipinas contra el crimen organizado. (Vía: TRT)

Con un carácter que inspira desconfianza, en los últimos meses algunos han lanzado conjeturas sobre si Duterte cambiaría la constitución de su país para poder reelegirse. Con periodos de 6 años en un único cargo, Duterte debería dejar el cargo en el 2022.

Él afirma no albergar deseos de perpetuarse en el poder, mientras que las acusaciones de corrupción rodean a su familia gracias a gastos exóticos y derroches injustificables, como lo es el vestido azul cobalto con diamantes Swarovski que confeccionaron para su nieta para su cumpleaños 18. (Vía: El Nuevo Día)

El vestido ha levantado severas críticas, pues su coste millonario se vuelve más obsceno al tomar en cuenta las penosas cifras de pobreza y desigualdad en el país asiático.

Publicidad