¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Trump intensifica la persecución a migrantes; envía fuerzas armadas de élite a ciudades santuario

¿Es un intento de atentar contra las ciudades santuario en Estados Unidos?
(Imagen: Pixabay)

La administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció sus planes para desplegar agentes tácticos de control fronterizo, fuerzas de élite en las llamadas ciudades santuario en todo el país para impulsar los arrestos de migrantes indocumentados.

También te recomendamos: Trump busca privar atención médica a migrantes en EE.UU.

Los miembros de la Unidad Táctica de la Patrulla Fronteriza (BORTAC por sus siglas en inglés) de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) de Estados Unidos estarán entre los agentes desplegados en ciudades como Los Ángeles, Chicago y Nueva York, para ayudar al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés).

Los oficiales también serán enviados a San Francisco, Atlanta, Houston, Boston, Nueva Orleans, Detroit y Newark, Nueva Jersey, dijo el viernes 14 de febrero el portavoz de CBP, Lawrence Payne. Estas son ciudades consideradas como santuario.

La medida es la última escalada en la campaña de presión de la administración contra las ciudades y pueblos que han promulgado políticas de “santuario” en las que la policía local no se coordina con los oficiales federales de inmigración.

¿Qué son las ciudades santuario?

El término “ciudad santuario” es un término amplio que se aplica a las jurisdicciones que tienen políticas establecidas diseñadas para limitar la cooperación o la participación en acciones federales de aplicación de la ley de inmigración. Las ciudades, los condados y algunos estados tienen una gama de políticas informales, así como leyes reales que califican como posiciones de “santuario”.

La mayoría de las políticas se centran en no cooperar con la policía federal en políticas de inmigración. Muchas de las ciudades más grandes del país tienen formas de tales políticas.

La idea de las ciudades santuario parece haber surgido de las iglesias en la década de 1980, ya que brindan refugio a los centroamericanos que huyen de la violencia en el hogar en medio de la renuencia del gobierno federal para otorgarles el estatus de refugiados. Se hicieron populares en lugares más diversos para contrarrestar lo que los funcionarios veían como políticas de inmigración federales demasiado entusiastas, particularmente contra los arrestados por delitos menores no violentos.

¿Qué es lo que busca Donald Trump con esta medida?

Donald Trump ha convertido la inmigración en una pieza central de su campaña de reelección y su administración ha trabajado para socavar las jurisdicciones con políticas de santuario.

En su discurso sobre el Estado de la Unión a principios de este mes, Trump caracterizó a las ciudades santuario como un peligro para la seguridad pública y describió a los inmigrantes como delincuentes violentos, destacando el caso de un inmigrante arrestado por cargos de asesinato y agresión sexual a una mujer de 92 años.

El lunes, el Departamento de Justicia presentó una serie de demandas contra California, Nueva Jersey y el condado de King, Washington, alegando que sus políticas dificultan que las autoridades hagan cumplir la ley federal de inmigración. (Vía: New York Times)

El Departamento de Seguridad Nacional dijo la semana pasada que prohibiría a los neoyorquinos renovar u obtener nuevos pases de Global Entry, permisos previos que permitan un paso más rápido a través de la inmigración del aeropuerto, y participar en tres programas que permiten viajar más rápido entre los Estados Unidos, Canadá y México, que podría afectar a cientos de miles de viajeros.

(Imagen: Pixabay)

Pero en realidad, la investigación sugiere que las políticas de santuario no parecen hacer que una ciudad sea más peligrosa. Si bien no existe una gran cantidad de investigaciones sobre el impacto de las políticas de santuario en las tasas de criminalidad, los estudios han encontrado que disminuyen ligeramente las tasas de delincuencia o no tienen ningún efecto.

Un estudio publicado en la revista Urban Affairs Review en 2017 encontró que las ciudades con características similares, pero por sus políticas de santuario “no tenían diferencias estadísticamente discernibles” en sus tasas de delitos violentos, violaciones o delitos contra la propiedad. Utilizando datos del Centro Nacional de Leyes de Inmigración y del FBI, los investigadores compararon las tasas de delincuencia antes y después de que las ciudades aprobaran las leyes de santuario, y descubrieron que no tenían ningún efecto sobre la delincuencia.

Con información de New York Times