Líder de ‘caza migrantes’ se declara culpable por posesión ilegal de armas

A Larry Mitchell Hopkins podrían esperarle hasta 10 años tras las rejas
(Imagen: The Daily Beast)

Motivado por quitar el acceso a indocumentados en su intento de cruzar a Estados Unidos, Larry Mitchell Hopkins se convirtió en el líder de un grupo de ‘caza migrantes’ conocido como los United Constitutional Patriots (UCP).  Después de haber sido acusado por múltiples cargos de posesión de armas, se declara culpable.

Te recomendamos leer: Niños pasan la Navidad enjaulados por el gobierno de Trump

Hopkins de 69 años y sus aliados de UCP se convirtieron en un grupo de caza migrantes indocumentados en la frontera de México y Estados Unidos. De acuerdo a un portavoz del mismo grupo armado, en sus labores de captura, ayudaron a agentes a detener cerca de 5,600 migrantes en los últimos dos meses. (Vía: The Washington Post)

Larry Hopkins (Imagen: Nate Thayer)

Además de mantener operaciones como líder en su asociación de caza migrantes, a Larry Hopkins, también autoapodado como “Johnny Horton Jr” o “Striker”, ya se le conocían varios antecedentes criminales.

Su historial comienza a escribirse en 1996, pues desde entonces ha sido detenido por posesión de armas.

En 2006 fue detenido por posesión de armas y por hacerse pasar por policía. Al ser interrogado por auténticos agentes, Hopkins les aseguró haber estado operando bajo órdenes de George Bush para destruir un laboratorio de metanfetaminas, además de estar a cargo de operaciones en Afganistán. (Vía: Univision)

Grupo United Constitutional Patriots (Imagen: Southern Poverty Law Center)

Su grupo de caza migrantes estuvo trabajando durante un año, y aunque ya había sido detenido por ello en abril, se declaró inocente.

El 2 de enero, se le llamó para acudir a un nuevo juicio ante la corte federal de Nuevo México y aceptó todas sus culpas. ¿Por qué?

Hopkins desea llegar a un acuerdo con el juez para conseguir un cambio en el tiempo especificado en su sentencia, pues el abogado del líder de la UCP afirma que su salud desmejoró en los nueve meses pasados tras las rejas.

Los cargos de posesión ilegal de armas y municiones que pesan en su contra podrían darle hasta diez años de cárcel. Sin embargo, no se ha hablado nada de las posibles violaciones a derechos humanos cometidas con los caza migrantes.

Con información de: Univision