Disturbios por protestas en Alemania dejaron 400 detenidos

Manifestantes izquierdistas fueron detenidos en Stuttgart por protestar por la celebración del congreso del partido xenófobo AfD.
Alemania

En Alemania, al menos 400 manifestantes de izquierdas fueron detenidos este sábado en las protestas por la celebración del congreso del partido de corte xenófobo Alternativa para Alemania (AfD) en Stuttgart, capital del estado federado alemán Baden-Wurtemberg.

Todo se debió a que varios grupos de izquierda habían convocado una multitudinaria protesta en los alrededores del recinto ferial de la ciudad alemana, donde se celebró la reunión del partido populista, y algunas zonas del centro de la ciudad.

La movilización acabo en medio de choques con la policía cuando los manifestantes trataron de bloquear la entrada al congreso.

En esta protesta, en la que han participado más de mil manifestantes, la policía informó que muchos de ellos iban encapuchados, armados con barras de hierro y listones de madera.

“Los más violentos han sido detenidos”, dijo un portavoz de la policía, que explicó que algunos manifestantes quemaron contenedores y neumáticos para tratar de hacer barricadas que dificultasen el acceso al aparcamiento del recinto. “Nos lanzaron botellas vacías y algunos nos atacaron con barras de hierro”, añadió el portavoz.

A su vez, el recinto ferial, ubicado a unos 15 kilómetros del centro de Stuttgart, fue acordonado en un radio de medio kilómetro y se desplegó a más de 2, 000 efectivos de la policía para impedir nuevos enfrentamientos directos entre los militantes del partido y los manifestantes, quienes lograron bloquear dos importantes carreteras y sorprendieron tanto a la policía como a los militantes que intentaron llegar al recinto ferial.

Dichos acontecimientos obligaron a los organizadores del congreso del AfD a retrasar el comienzo del congreso en más de una hora.

“Empezamos con retraso y no ha sido fácil llegar hasta aquí. El solo hecho de que podamos reunirnos ya es un éxito que nadie habría pronosticado hace tres años”, señaló el vicepresidente del partido, Alexander Gauland.

Y es que la protesta violenta de este sábado en Stuttgart es el síntoma de la gran tensión que existe en el país con el tema de la inmigración y la acogida de refugiados.

“La resistencia es maravillosa” gritaban los manifestantes cuando la policía les conminó, a través de altavoces, a despejar el área donde se habían congregado y desde donde gritaban consignas en contra de los militantes de AFD, “¡Fuera nazis!”, “¡Vamos a llegar por todos!”

Cabe mencionar que los grupos autónomos de izquierda se han ganado una gran reputación en Alemania, tanto por la organización de sus protestas como por la violencia que muestran a la hora de agredir a sus adversarios. 

Por otro lado, unos dos mil militantes se habían registrado para participar en el congreso de AfD, que tiene previsto aprobar un programa que les ayude a tener una representación parlamentaria en el Bundestag (Parlamento Federal o Dieta Federal) en las elecciones generales de 2017.

Y es que aunque el partido ha ganado el apoyo de un amplio sector de la población alemana y puede convertirse en la tercera fuerza política, si se cumplen las predicciones de las encuestas, su política xenófoba y su acercamiento con la ultraderecha, lo ha convertido en un gran enemigo de los grupos de izquierda alemana, pero también para los partidos tradicionales con representación en el parlamento federal.