Rigoberta Menchú contra la caricatura mexicana que causó indignación en Guatemala

Rigoberta Menchú

La caricatura fue publicada por el Heraldo y muestra a un Duarte disfrazado de Rigoberta Menchú, o bien con la indumentaria indígena de Guatemala.

La polémica se suscitó con una caricatura publicada en el diario El Heraldo el pasado 7 de junio en donde aparece Peña, Angélica Rivera, caracterizada como una gaviota, y el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, vestido como la ganadora del Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú. En el cartón aparece “La gaviota” diciéndole a Peña: “Aún no entiendo porque tuvimos que ir tan lejos por una señora que nos va a hacer la limpieza”.

Ese cartón inmediatamente causó reacciones en la opinión pública de nuestro vecino del sur debido a que implícitamente la ilustración contiene elementos simbólicos que contienen cargas discriminatorias y racistas contra los pueblos indígenas.  De hecho, así fue interpretado por distintos sectores de la opinión pública, ya que independientemente de si hace o no referencia a Menchú, el autor ironiza sobre el empleo doméstico y los indígenas como su estereotipo.

De hecho, la fundación Rigoberta Menchú Tum, reaccionó inmediatamente y lanzó un comunicado en su página oficial en donde condena la publicación expresando “[…] su más enérgica condena, por ser un acto de discriminación y racismo hacia los pueblos indígenas de Guatemala y el mundo. Es una vergüenza que en nombre del humor o de ‘la libertad de expresión’ como piensan algunos, se justifique el racismo y la discriminación, y se denigre el periodismo serio y responsable”.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala también se posicionó al respecto condenando el cartón publicado en “El Heraldo”, además de que señaló que ya había contactado a la Comisión Presidencial contra la Discriminación y Racismo contra los Pueblos Indígenas, para construir una estrategia conjunta respecto a ese tema.

Ante el escándalo, el diario mexicano ofreció una disculpa pública por el cartón del caricaturista Alarcón, en su cuenta de Twitter señalaron que en su casa editorial, se seguirá respetando la inclusión, la pluralidad y el respeto a todas las personas sin importar su condición social, nacionalidad y sus creencias. Por su parte, el caricaturista, Juan Alarcón, también ofreció una disculpa a los guatemaltecos vía Twitter en donde aclara que su cartón fue dedicado solamente a 3 personajes políticos mexicanos, dando a entender que no hacía referencia a Rigoberta Menchú en ningún momento.

En ese contexto, la Sociedad Mexicana de Caricaturistas también se posicionó al respecto por medio de un comunicado, ahí defienden el derecho a la libre expresión de Alarcón y acusa al gobierno de Guatemala de ser autoritario fuera de sus límites territoriales. El comunicado también condenó las acciones legales de ese gobierno contra el caricaturista mexicano y adelantó que de concretarse la demanda, el gremio actuará de manera conjunta para enfrentar el problema.

De nuevo nos enfrentamos a un problema de primer orden que tiene que ver con si la libertad de expresión debe o no tener límites, si debe tenerlos se puede preguntar entonces ¿cuáles son esos límites? ¿quién o quiénes deben establecerlos? ¿cómo se valoran los límites de cualquier expresión en términos de lo aceptable o lo no aceptable? O por el contrario, si en nombre de ese derecho se debe permitir cualquier tipo de sátira incluso si raya en lo racista.

ANUNCIO