Multan a sujeto en disfraz de tiburón por ley ‘antiburka’ en Austria

Austria, ese país con más guerras mundiales iniciadas que mundiales de fútbol organizados, ahora nuevamente parece querer empezar un conflicto. No se desatará una guerra mundial, pero sí estamos seguros de que su nueva ley “anti-burkas” creará molestias en el mundo y, al parecer, también en su interior.

Como una burka, pero de estilacho marino

Un sujeto disfrazado con un atuendo de tiburón, promocionando a la tienda McShark que estaba celebrando su inauguración, fue multado porque la parte superior del disfraz (es decir, la cabeza del tiburón) cubría por completo su rostro, dejando visible solamente sus ojos, como una burka pero con estilo marino.

El multado se defendió pretextando que simplemente estaba haciendo su trabajo, cosa que es 100% real y no fake, pero la policía le clavó un arpón con una multa de 50 euros, unos mil pesos. Así es: mil pesotes de multa por un disfraz.

La compañía de publicidad dueña del disfraz salió en su defensa con una publicación en Facebook donde aseguraron que la vida no era fácil para un tiburón en tierra de empresarios, criticando levemente una nueva ley que parece ser más bien el retorno a un tiempo en que Austria no conocía al señor Adolf tú-sabes-quién. (vía: DW)

Esta ley entró en vigor el primero de octubre de este año y su contenido no es muy difícil de explicar: está prohibido cubrirse el rostro. La ley obliga a todos los que estén en territorio austriaco a estar con el rostro descubierto. El gobierno la ha catalogado como una medida de integración, que más bien es MUY excluyente. (vía: El Periódico)

También multan a los que usan bufanda

Los límites de la nueva norma son tan ridículos que incluso se ha llegado a multar a varios ciclistas por usar bufandas, necesarias para no respirar el gases tóxicos en el tráfico y, obviamente, también a todas esas mujeres que gustan de usar sus burkas porque QUIEREN Y PUEDEN.

Al respecto, se ha pronunciado en contra varias figuras del medio austriaco, como el empresario Rachid Nekkazm que fue multado por llevar una máscara en la calle. Mientras era llevado para pagar su multa dijo que tenía un fondo de 1 millón de euros para pagar las infracciones de todas las mujeres que quisieran seguir usando la ropa que se les da la gana. (vía: El Comercio)

Entre la falta de libertad y la islamofobia que impera en varios países de Europa, esta ley ya existe y es aplicable en todo su territorio. Ahora, faltará ver cómo se llenan las arcas del Estado cuando llegue el Halloween y los niños sean llevados esposados por querer… ser niños, o a todas esas mujeres que quieren creer en lo que les parece mejor y vestir como les parece mejor.

Lo único que nos queda es esperar que Austria organice otro mundial para que se empate su marcador y que no se le ocurra iniciar otro conflicto internacional, porque sería 3-1, casi imposible de remontar a esta altura del partido. En fin, austriacos: dejen en paz a quien use disfraz de tiburón.