Arabia Saudita quiere dejar de depender del petróleo

El Fondo de Inversión Pública controlado habría sido reestructurado para convertirse en un centro de inversión internacional en Arabia Saudita.
Arabia

El príncipe heredero sustituto de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, anunció este lunes una gran reforma económica para crear el fondo soberano más grande del mundo y la salida en bolsa de Aramco, la mayor petrolera estatal en el planeta, esto con el fin de reducir su dependencia del petróleo en los próximos años.

El príncipe Mohammed, que además es ministro de Defensa y jefe del Consejo Económico del país, declaró en su primera entrevista televisada que su deseo es “establecer un fondo soberano de 2 billones de dólares (…) con parte de los activos que se obtendrán de la venta de esta pequeña fracción de Aramco”.

El plan implicaría un reconocimiento de que la economía basada exclusivamente en la energía puede ser vulnerable a los altibajos internacionales. “Creo que para el 2020, si el petróleo desaparece nosotros podemos sobrevivir”, dijo el príncipe Mohammed. “Lo necesitamos, lo necesitamos, pero creo que en 2020 podremos vivir sin petróleo”, agregó.

Como parte de su plan de reforma Visión para el Reino de Arabia Saudita, Mohammed dijo que el Fondo de Inversión Pública controlado por el Estado había sido reestructurado para convertirse en un centro de inversión internacional en el reino árabe, en parte con la recaudación de dinero por la venta de acciones de la gigante petrolera estatal Aramco.

“Reestructuramos el fondo. Incluimos nuevos activos en el fondo, Aramco y otros activos, y resolvimos los problemas de los actuales activos que el fondo público de inversión posee, tanto en términos de compañías como de otros proyectos”, explicó. “Datos iniciales indican que el fondo tendrá control sobe más del 10 % de la capacidad global de inversión”, añadió el príncipe.

Además, en cinco años se lanzará un sistema de tarjeta verde para permitir que árabes y musulmanes expatriados vivan y trabajen a largo plazo en el país, dijo el príncipe Mohammed, al anunciar el importante cambio para el reino.

Y es que ante la gran caída de la renta petrolera de los últimos meses, Riad se prepara para diversificar su economía y hacer frente a la nueva realidad internacional. El plan es claro y es que la nación pueda vivir sin depender del petróleo en sólo cuatro años.

“En Arabia Saudita hemos desarrollado una adicción al petróleo y esto es peligroso y ha perjudicado el desarrollo de muchos sectores en los últimos años”, declaró el príncipe saudí.

El buen manejo que se ha hecho del dinero obtenido por la venta de crudo ha permitido al rey otorgar a cada uno de sus 28 millones de súbditos un sistema de protección social que incluye empleo garantizado, servicios básicos a precios subsidiados y una infraestructura carretera y aeroportuaria cada vez mejor.

Ahora, con la creación de este fondo, se pretende dar viabilidad al bienestar de los habitantes a futuro.