Hasta la Gendarmería sale de Tierra Caliente en Guerrero

La Tierra Caliente de Guerrero repuntó en violencia e inseguridad conforme el proceso electoral tomó fuerza y rumbo hacia el primero de julio. En la región han sido asesinados candidatos y eso obligó a la presencia de la Gendarmería, que también podría ser expulsada de la zona.

En Coyuca de Catalán, un municipio de Tierra Caliente guerrerense, los habitantes protestaron frente al hotel donde la gendarmería hace su base, exigiéndoles que salieran del municipio de manera inmediata.

Estos, según reporta Aristegui Noticias, estos grupos ciudadanos estaban organizados por el crimen organizado, que pretende expulsar a la policía federal y todas sus dependencias y grupos de operación para tener el control total de la zona.

Los habitantes de Tierra Caliente se congregaron enfrente de este edificio para apedrearlo, pidiendo con pancartas su salida, argumentando la inseguridad y la corrupción que generan los mismos en esa entidad.

También se bloqueó el puente que conecta con Ciudad Altamirano en protesta por la misma razón, que es la zona urbana más cercana a este municipio. La gendarmería buscó repeler las agresiones con equipo antimotines, logrando disolver la manifestación, aunque no detuvieron las agresiones.

La gendarmería de la Policía Federal tuvo que acudir a Tierra Caliente para hacer frente a una situación de inseguridad sostenida, sobre todo contra candidatos para las elecciones de este 2018.

Tras el asesinato de Abel Montúfar, candidato a diputado local, se tuvo que reforzar la seguridad de los demás contendientes, pues se encuentran amenazados por grupos delictivos, que los han condicionado para hacer campaña.

Según varios de ellos, se les ha obligado a hacer campañas de bajo perfil, y solo el candidato priísta de la entidad está facultado para hacerlo de otra manera, según relataron fuentes del gobierno estatal a Aristegui Noticias.

La Tierra Caliente de Guerrero es una zona afectada y controlada en gran parte por el crimen organizado. No solo ha afectado las elecciones, sino también la vida económica y la industria.

Tanto Pepsi como Coca-Cola han retirado sus plantas cercanas, además de retirar sus productos de la región. Así mismo, Bimbo se plantea también su salida hasta que nos sean garantizadas condiciones de seguridad para sus trabajadores y se les asegura que no serán objeto de extorsión como lo han sido hasta ahora.

Con información de Aristegui Noticias