Político anti gay es descubierto teniendo sexo con otro hombre

Es común decir o creer que muchos homófobos son en realidad homosexuales de clóset. Esta vez, el dicho se ha cumplido con un rigor escabroso: el legislador estatal de Ohio, Wesley Goodman, fue descubierto en su oficina echando pasión con otro hombre.

Aunque podría juzgarse inapropiado tener sexo en la oficina, el verdadero escándalo es que Goodman por años se presentó como un republicano estrictamente conservador, que en muchísimas ocasiones atacó a la comunidad LGBT y en muchísimas ocasiones participó de iniciativas en contra de los homosexuales.

Tómame una foto así como que sigo en el clóset

Quien fuera legislador estatal en la cámara de representantes de Ohio por el partido Republicano, solía presentarse en público como un cristiano ejemplar, un norteamericano orgulloso, un conservador intachable y un esposo y padre de familia ejemplar. Todo cambió cuando una de sus empleadas abrió la puerta en el momento equivocado y descubrió a Goodman en pleno acto carnal con un carnal. (Vía: La Vanguardia)

De hecho, Goodman consiguió en buena medida supuesto tras haber satanizado a los homosexuales durante su campaña electoral y mostrarse a favor de que prevaleciera lo que él llamaba “matrimonio natural” entre hombre y mujer.

Tras el escándalo de ser descubierto, el legislador republicano admitió públicamente que había tenido sexo con otro hombre en su oficina. Después de que se levantó el escándalo, el republicano pidió su renuncia formal, la cual fue aceptada de inmediato y sin pedir muchas explicaciones.(Vía: Homosensual)

De hecho, la razón que se adujo para su renuncia fue “comportamiento inapropiado”; es decir, que el legislador fue removido de su cargo no tanto por tener sexo con otro hombre, sino por haberlo hecho en el escritorio de la oficina.

En el comunicado en el que anunciaba su renuncia, Goodman lamentaba “haber decepcionado a sus simpatizantes” además de lamentar “no haber reflejado los mejores ideales dentro del servicio público”. Al menos ahora puede jactarse de haber salido del clóset de la forma más bochornosa y comprometedora posible.

Lo malo de la doble moral es que tarde o temprano termina por boicotear y causarle problemas a quien la prédica. Si usted, querido lector de Plumas Atómicas, está en una situación semejante (cof, cof, FNF), recuerde que la vida es mucho más feliz y tranquila fuera del clóset.

Solamente mire a este legislador que perdió la confianza de su electorado conservador, acaso perderá a su familia y a su esposa, tal vez se aleje de la política y sin duda no volverá a echar pasión en ninguna oficina nunca.