Gobierno busca impulsar economía a través de estímulos a PyMES

pymes

Una de las cosas más rescatables del Acuerdo Para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar tiene que ver con el impulso que busca dar el gobierno a las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMES) mediante estímulos fiscales. Estas acciones tendrán efectos positivos dentro de la economía  ya que beneficia directamente a pequeños y medianos empresarios que son los que generan más del 70% de los empleos en el país; en ese sentido, esa política es un giro importante ya que la mayor parte de los beneficios fiscales habían sido hacia las grandes empresas, a las cuales se les da grandes exenciones fiscales con el fin de que reinviertan en el país, cosa que no necesariamente sucede en las cantidades esperadas.

Básicamente los estímulos fiscales tienen que ver con una exención del Impuesto Sobre la Renta en bienes de activo fijo, lo cual le permitirá a las PyMES deducir unos 4 mil millones de pesos. Los activos fijos son bienes de larga duración que pueden variar según el negocio, por ejemplo puede ser una estufa para un restaurantero, o bien maquinaria para un pequeño industrial, es decir, son bienes de capital fijo que a largo plazo traerán un beneficio para el sector económico al que pertenezca el empresario.

Este decreto presidencial además beneficia por igual a todos los sectores de la economía y es aplicable a pequeños y medianos empresarios que durante el año pasado hayan ganado un tope de 100 millones de pesos. Esto quiere decir que se flexibilizarán las deducciones del ISR dependiendo del giro del negocio, dejando de lado los productos específicos en los que había exenciones el año pasado tales como: maquinaria, herramienta, materiales de construcción, computadoras, impresoras, entre otros. 

Los resultados esperados por la Secretaría de Hacienda apuntan a que se generará un impulso de la economía nacional, además de que habrá un aumento de empleos en el sector formal. Todo esto le permitirá a las instituciones fiscales recaudar mayores ingresos provenientes de más contribuyentes integrados a la economía formal.

Por otra parte, dentro de este marco de medidas, el presidente Enrique Peña Nieto firmó otro decreto con el fin de repatriar capitales con el fin de que sean invertidos en el país con el fin de impulsar el crecimiento económico del país. Dicho decreto tendrá validez por seis meses y tratará de traer de vuelta al país capitales invertidos en el extranjero con el fin de que sean reinvertidos en nuestra economía.

Para recibir beneficios fiscales, dichos recursos deberán ser invertidos en por los menos dos años en bienes de activo fijo, en terrenos, proyectos de investigación, desarrollo tecnológico, además de inversión financiera relacionada a actividades productivas. Estos beneficios son más atractivos que los planteados el año pasado, ya que se redujo la tasa de ISR al 8%, reducción que no se había hecho en otros proyectos en donde solo se condonaron multas y recargos.

Si bien estas acciones no van a disparar el crecimiento económica para el próximo año, sí lograrán mantener el crecimiento en números positivos que hemos tenido por lo menos en la última década. Asimismo se estabilizará el mercado interno en donde de darse un crecimiento en el empleo se dará un aumento en los bienes de consumo, dando mayor estabilidad económica al país, que acompañado de los recortes responsables en el sector público y de un control de la inflación probablemente el sistema económico mexicano se estabilice y encuentre sus causes. (Vía: El Financiero)