Las tres ‘ideas’ más WTF para combatir la contaminación

Y no, ninguna pensó en regular a las industrias más contaminantes, poner impuestos a los mayores emisores de CO2 o cambiar el modelo económico
Las 7 propuestas más WTF para combatir la contaminación

Más que buscar reducir la emisión de contaminantes, estas “geniales” ideas trataron de hacer más llevadera la crisis que, como en estos días, vivimos ya de forma cotidiana en las grandes ciudades del mundo.

¿Cuál es la contaminación que más te afecta directamente, cuál es la que ves todos los días y sientes en tus ojos, nariz y garganta cada día?

Si bien los medios de producción modernos generan suficiente polución en la tierra y el agua, la que más mencionamos, la que más parecería preocuparnos es la contaminación atmosférica.

Si bien hay formas pequeñitas en las que tú y yo podemos disminuir nuestra emisión de contaminantes, la mayor parte de la lucha contra la nata que respiramos todos los días depende de políticas públicas y cambios profundos en la sociedad completa.

Eso… o ideas cada vez más extrañas que, en realidad, no hacen más que parchar crisis y no solucionan a profundidad el problema… Vaya, como cuando usas cinta adhesiva para “reparar” tu boiler.

¿Que cuáles son las peores ideas? Bueno, aquí tenemos unas cuantas para que te rías un rato con la garganta seca y los ojos rojos.

Ventiladores por toda la CDMX

No es una coincidencia que cada que tenemos días de mala calidad del aire (que terminan en contingencia ambiental) van de la mano con los días en los que ni un triste vientecito sopla para salvarnos.

A más viento, más dispersión de partículas contaminantes. Con esto en mente, Víctor Hugo Gutiérrez Yañez, especialista ambiental y aspirante al Congreso de la Ciudad de México propuso la construcción de ventiladores de 10 metros, distribuidos cada 50 metros cuadrados. (Vía: El Financiero)

Sí: ventiladores. ¿Solucionarían el problema? No, pero sí hubieran podido hacer más llevadera la vida en la ciudad. Una propuesta alterna era “colocar ventiladores en las cimas de los cerros”… Ajá.

Jardines verticales

Esta fue una de esas propuestas rarísimas que, por múltiples razones, sí se aplicaron. Para “mitigar” el efecto contaminante de los segundos pisos del Periférico, una empresa ganó la licitación de forrar con plantitas las columnas de la vía rápida.

60 mil metros cuadrados de columnas fueron forrados con plantitas que nunca demostraron que fueran verdaderamente efectivas para “limpiar” el aire.

Tal como los ventiladores, la idea nace de una idea de “sentido común” que, transportado a las medidas masivas necesarias para la ciudad, pues no son tan buenas, no tienen un sustento científico y resultan, cuando menos, en ocurrencias, cuando más en gastos millonarios sin soluciones reales.

La empresa responsable de esas plantitas fue señalada de mentir en los datos con los que ganó la licitación en la CDMX, pero siguió ganando otras. (Vía: Animal Político)

Un… ¿cañón?

Sí, un cañón. Tal como las plantitas y los ventiladores, pero ya no en México, sino en Nueva Delhi. Un cañón de agua, “pulveriza” 100 litros de agua en un radio de 150 metros y apunta al cielo.

Como si se tratara de una lluvia artificial, el agua supuestamente atraparía la contaminación y las partículas suspendidas y las precipitaría a tierra.

La intención, de nuevo, no es reducir la emisión de contaminantes, sino hacer más llevadera la crisis. Incluso los dueños de la empresa que los construía, Cloud Tech, declararon a medios que “no soluciona el problema y es, más bien, una solución cuando se está completamente desesperado”. (Vía: El País Uruguay)

En medio de la crisis ambiental que atravesamos, ¿veremos cañones de nubes en las calles de la CDMX… o todavía no estamos tan desesperados?

Relacionadas