Las peores campañas en el Día Mundial del Cáncer de Mama

Nadie duda que las campañas para la prevención del cáncer de mama que abundan en octubre (porque, pues es el mes contra el cáncer de mama) tienen una buena intención: es una de las principales causas de muerte para las mujeres mexicanas, y una detección temprana prácticamente garantiza la supervivencia…

Sin embargo, esas buenas intenciones no se ven siempre reflejadas en campañas inteligentes o sensibles, más cuando son promovidas por secretarías de salud estatales. Aquí te presentamos las que nos han hecho las más desatinadas e incidentalmente chistosas.

Resultado de imagen para not everything that grows is visible

Lo importante no es sobrevivir: son las chichis

Ejemplos de campañas que se centran en salvar los senos pero no tanto a las mujeres hay muchísimas. Algunas son de los gobiernos estatales, otras veces son de empresas que no quieren quedarse fuera del tren de esta noble causa, pero a todos los hermana lo mismo: pareciera que para lo único que sirve crear conciencia del cáncer de mama es para salvar senos.

Hace un año, la Secretaría de Salud de Sinaloa, por ejemplo, armó toda una campaña de concientización utilizando un bra “sexy” y advirtiendo a las mujeres que fumar es causa… no de cáncer, sino de tener la necesidad de usar un bra “sexy”.

Quizá este es el ejemplo más burdo… Si no hubiera habido otra campaña de otra secretaría de otro estado norteño.

En Sinaloa promocionan no fumar… ¿con la amenaza de ya no usar bras sexys?

¿Qué podría esperarse del gobierno de Jaime Rodríguez? No mucho, pero aunque no se espere nada de su gobierno, de todos modos nos decepcionan. En 2016, ese lejano tiempo en el que “El Bronco” sólo era gobernador, su Secretaría de Salud sacó una campaña en la que ni siquiera guardaba un toque de delicadeza: su imagen titular fue un par de melones, así, sin más:

Además que la imagen es, de nuevo, parecida a otras que han sacado para prevenir el cáncer de mama en Internet.

Lo terrible de la campaña hizo que organizaciones civiles salieran a señalar la falta no sólo de perspectiva de género sino de sentido común. Liz Sánchez, encargada del área de educación de la A.C. Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos declaró entonces:

[Esto es] una manera muy denigrante de abordar una problemática tan grave como es el cáncer de mama. Sigue estando ese tinte de violencia hacia las mujeres que ha estado presente en muchos comentarios y declaraciones del gobernador. Es muy mal manejo de medios”. (Vía: Proceso)

¿Y para qué salvar chichis? ¡Para los maridos, claro!

Quizá la joya de la corona se la podría llevar el director de la Fundación del Cáncer de Mama, A.C. (Fucam), cuando este lunes 15 de octubre presidió una conferencia en el Senado de la República en la que, supuestamente, buscaba concientizar sobre la detección temprana del cáncer de mama y… mejor habló de las “redondeces femeninas”, erotismo y las chichis de las estatuas de la antigüedad clásica (y no, nada de esto es broma, como te lo informamos el lunes).

Mujeres desnudas y placer masculino: la conferencia de cáncer de mama en el Senado

Si bien la fundación fundación fue la única que respondió a nuestras preguntas (porque en el Senado no se dejaron de pasar la bolita), pidió disculpas por la conferencia y remarcó el duro trabajo que ha hecho por casi veinte años para el tratamiento, prevención y detección temprana del cáncer de mama, su director no ha hecho declaración alguna respecto a su propia conferencia.

¿Qué? ¿Todo está perdido?

¿Que nadie cree que las campañas para prevenir el cáncer de mama valen la pena para salvar vidas? La verdad, no todo es tan terrible y no todas las campañas tienen buenas intenciones pero pésima ejecución. Muchas veces viene de parte de organizaciones civiles o empresas, diseñadas por equipos con mujeres entre sus creativos y conscientes de que, entre otras cosas, no hay una “normalidad” en cuando a cuerpos se refiere.

¿Qué campañas conoces que sean… más oportunas o conscientes o que se preocupen más por una vida que por una teta?

Por: Redacción PA.