La lucha por la transparencia de las industrias extractivas en México

Propuestas como ésta podrían ayudar a transparentar la industria extractivista, ¿serán suficientes?
Qué son los estándares EITI y cómo se transparenta el extractivismo

En México, 13% del territorio nacional está en manos de empresas mineras, las cuales cuentan con más de 25 mil concesiones de exploración y explotación. Sin embargo, hay condiciones de opacidad que impiden que la sociedad conozca si la riqueza que se extrae del país está siendo retribuida, especialmente entre las comunidades afectadas por actividades extractivas.

De acuerdo con datos de Oxfam México, mientras que el sector minero ha crecido, su contribución a los ingresos del Estado es poco significativa. Se estima que, entre el 2008 y 2013, la minería en México extrajo 173 veces más de lo que pagó de impuestos por explotación.

Para combatir esta opacidad, desde 2006 existe una iniciativa internacional para transparentar las ganancias y el pago de impuestos de las industrias extractivas alrededor del mundo.

EITI (en inglés: Iniciativa de Transparencia para la Industria Extractiva) es un proyecto internacional que busca transparentar la riqueza que genera la industria extractiva de los recursos petroleros, gasíferos y mineros; su objetivo es transparentar los flujos financieros y la manera en que beneficia a las personas, conciliando los ingresos reportados por el gobierno frente a los pagos correspondientes que reportan las empresas. En pocas palabras, es un conjunto de reglas que busca garantizar la rendición de cuentas.

Los países que se adhieren a la iniciativa se comprometen a informar sobre los pagos que las empresas hacen al gobierno con sus beneficiarios reales y los gobiernos deben reportar los ingresos que reciben por esta actividad. El proceso es supervisado por tres sectores: el gobierno, las industrias y la sociedad civil, a través de un Grupo Multipartícipe Nacional (GMN).

¿Cuáles son los objetivos del estándar EITI en México?

  • Transparentar las actividades de la cadena de valor de la industria extractivista; es decir, los costos y las ganancias que implica el proceso.
  • Garantizar la rendición de cuentas, incluyendo temas sociales y ambientales.
  • Informar sobre el manejo de todos los recursos provenientes de la industria extractivista.
  • Fortalecer la gobernanza de las industrias extractivistas a través del monitoreo.
  • Mejorar las condiciones de vida de la población, a partir de fomentar el acceso a la información.
  • Alentar la participación de los estados y municipios en la implementación del estándar EITI.

La sociedad civil ha logrado una declaración de principios EITI México con un enfoque de defensa de los derechos humanos y que el Grupo de Representantes y Suplentes de la Sociedad Civil para la Transparencia en las Industrias Extractivas en México, que conforma el GMN, tenga el poder de veto en ciertas decisiones del Grupo Multipartícipe Nacional EITI México. 

Algunas organizaciones han criticado al EITI porque carece de sanciones eficaces en contra de las empresas y los gobiernos que contravienen los estándares. En contraparte, las empresas afirman que las organizaciones de la sociedad civil controlan el EITI. Además de ello, no cuenta con capacidad de sanción por la violación de estándares. La única medida de la que dispone es suspender o negar la membresía, es necesario impulsar que sea un instrumento vinculante.