En Chile le han borrado la sonrisa a la “Cajita Feliz”

McDonald’s anunció que había analizado valor nutricional de la "Cajita Feliz". Pero la Universidad de Chile cuestiona la validez del estudio.

Mediante un comunicado, McDonald’s anunció que ya había analizado sus productos de la “Cajita Feliz” para determinar su valor nutricional. Pero el Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, cuestionó la validez del estudio.

México no es el único país con problemas de obesidad: de acuerdo con cifras del Ministerio de Salud de Chile, en este país cada hora muere una persona obesa, casi el 10% de las muertes están relacionadas con el sobrepeso y la mitad de los niños que cursan la educación básica padecen de este problema.

Con el objetivo de proteger la salud de los niños chilenos, el pasado 27 de junio entró en vigor la Ley de Etiquetado de Alimentos. La nueva regulación obliga a las empresas a mostrar la información nutrimental de manera más clara y comprensible para el consumidor.

Con esta norma, el Ministerio de Salud de Chile obliga a las empresas a colocar un sello de advertencia de “ALTO EN”, para indicar que el alimento supera los límites establecidos de sodio, grasas saturadas y azúcares, pues el consumo excesivo de estas sustancias pueden generar daños a la salud. Además, prohíbe la publicidad de estos productos y su venta en escuelas de nivel básico y medio.

Las marcas más afectadas han sido Ferrero y McDonald’s. La prohibición de ofrecer algún artículo promocional junto con alimentos poco saludables ha provocado que el “Kinder Sorpresa” salga del mercado y que McDonald’s cambie el menú de la “Cajita Feliz”.

La empresa norteamericana afirmó que ninguno de sus productos rebasaba los rangos de azúcares, grasas saturadas y sodio permitidos por la nueva norma. Pero el INTA negó haber llevado a cabo este estudio. Constanza Golusda, una de las investigadoras del INTA, negó que esos fueran los resultados del análisis:

“Nosotros no vimos la preparación de los productos, cuando llegó el personal del laboratorio se les entregaron inmediatamente las muestras. Los productos que se analizaron fueron papas fritas, hamburguesa, los nuggets, el tomate cherry y el jugo de naranja, pero no la “Cajita Feliz” en su conjunto. Los productos por separado no quedan con logo por este año 2016, lo que no podemos extrapolar a la ‘Cajita Feliz’ porque no es lo que analizamos”.

De acuerdo con la especialista, un estudio como el que requiere McDonald’s para seguir vendiendo la “Cajita Feliz”, debería tomar muestras aleatorias, es decir, en tiempos y lugares distintos y por sorpresa. Mientras tanto, Carmen Castillo, ministra de salud, ha declarado que el Instituto de Salud Pública (ISP) ya ha iniciado este muestreo. Advierte que si la empresa sigue infringiendo las normas sanitarias, a pesar de los cambios del menú, se procederá a clausurar los locales de comida rápida.