El mayor proyecto de energía eólica del país será en Tamaulipas

Por décadas, la economía del estado de Tamaulipas ha dependido de la industria energética, específicamente de la extracción de petróleo crudo. De hecho el estado es parte de los estados que recibirán una inversión total de mil 100 millones de dólares de las empresas que fueron beneficiadas en las licitaciones de la Comisión de Hidrocarburos con contratos para la explotación de yacimientos, de hecho, fueron asignados 14 bloques en el estado, volviéndolo el más atractivo para los inversionistas en la ronda 2.2 y 2.3. (Vía: El Economista)

Sin embargo, Tamaulipas también está siendo parte de la transición energética, ya que llevará a cabo un proyecto de generación de energía eólica que será el más grande del país. Este parque eólico es parte del proyecto de fortalecimiento de energías limpias que busca que para 2024, el 35% de la energía producida en el país sea limpia.

Este  proyecto en Tamaulipas está a cargo de la empresa mexicana Zuma, la cual invirtió 600 millones de dólares para este proyecto y está respaldado por las firmas Actis y Mesoamérica. Se busca que este proyecto empiece a funcionar para el año que viene en la ciudad de Reynosa. (Vía: El Economista)

El equipo requerido para este proyecto fue sometido a concurso, la empresa ganadora para proveer las turbinas eólicas fue la danesa Vestas, la cual instalará 424 megavatios de turbinas en el parque. Además dicha empresa recibió un contrato de servicio por 15 años, en un comunicado la empresa señaló que entregará las turbinas a finales de este año para que el proyecto inicie operaciones en 2018.

La empresa Vestas Wind Systems proveerá las 424 turbinas, de las cuales cada una proveerá 3.45 megavatios. De hecho esta empresa tiene contratos en otros proyectos de energía eólica de la república, con este proyecto, Vestas tendrá un total de 1.5 gigavatios de turbinas instaladas en nuestro país.

Si Tamaulipas no mejora sus problemas de seguridad estos proyectos no servirán de mucho y posiblemente se vayan retirando las inversiones poco a poco debido a los riesgos que implica el crimen organizado. Las inversiones ahí están, solo hace falta lo más importante, garantizar la seguridad y reducir los índices de violencia para que estos proyectos fructifiquen. (Vía: El Financiero)

Publicidad