Inicia guerra comercial entre EU y China

El día de hoy, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la aplicación de aranceles a productos chinos por 60 mil millones de dólares. Dichas medidas son el inicio el inicio de una guerra comercial entre dos de las economías más grandes del mundo, así que prácticamente nadie va a salir beneficiado en un escenario como este.

La justificación de Trump para iniciar esta guerra comercial con China fue el presunto robo de propiedad intelectual y, por supuesto, el dichoso déficit comercial que tiene Estados Unidos con el gigante asiático, el cual ascendió el año pasado a 375 mil millones de dólares, lo que representa el 75% del déficit total de ese país.

Respecto al déficit comercial con China, Trump señaló que: “Es el mayor déficit de cualquier país en la historia del mundo (por 504 mil millones de dólares). Está fuera de control, tenemos una tremenda situación de robo de propiedad intelectual, que suma cientos de miles de millones de dólares”.

Asimismo, además de los mil 300 productos que gravará, el gobierno estadounidense anunció que establecerá restricciones a las inversiones chinas en empresas estadounidenses, sobre todo a las empresas de tecnología, ya que acusó a China de haber cometido espionaje y robo corporativo contra compañías estadounidenses.

A raíz de estas medidas hay sectores económicos que están nerviosos por las medidas que pueda tomar China en represalia a Estados Unidos, ya que estas podrían afectar fuertemente sus intereses debido a la integración que tienen con ese mercado. De hecho, la semana pasada, varios representantes industriales enviaron una carta al gobierno estadounidense para instarlo a recular en sus aventuras de guerra comercial, debido a que China podría sofocar a la agricultura estadounidense, así como bienes, servicios y exportaciones de ese país, que a fin de cuentas acabarán pagando los consumidores.

De hecho se espera que China imponga aranceles a las importaciones de soja, aviones y otros productos de Estados Unidos, además, en un caso más extremo, el gigante asiático podría dejar de comprar esos productos a E.U. y obtenerlos en otros mercados. Además recordemos que China es dueño de gran parte de los bonos de deuda estadounidenses.

Sin embargo, esta medida no resultó tan impopular en Estados Unidos debido a que en muchos sectores se piensa que China es un mal competidor, ya que se les acusa de utilizar hackers para robar tecnología, así como de intercambiar el acceso al mercado asiático a cambio de secretos corporativos de empresas estadounidenses.

Con la finalidad de no abrir un frente occidental en la guerra comercial y concentrar todas sus baterías en China, la administración Trump anunció exenciones en los aranceles de las importaciones de acero y aluminio para la Unión Europea, Brasil y Argentina, quienes se unen a México y Canadá.

Esta decisión no solo impactó a los mercados en Estados Unidos, en donde registraron las pérdidas más grandes en 6 semanas; el Dow Jones cayó 2.93%, equivalentes a 700 puntos; el S&P 500 cayó 2.52% y el Nasdaq, retrocedió 2.43%. Finalmente el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores cayó 0.34%; sin duda estas medidas son una inyección de incertidumbre para los mercados y, por su puesto para la geopolítica. (Vía: El Financiero)