Empresarios mexicanos consideran salir de renegociación del TLCAN si continúan ataques de Trump

La posición de Estados Unidos en las mesas de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se ha ido endureciendo contra México y Canadá, lo cual ha traído incertidumbre en los mercados de la región. Sobre todo porque esa posición agresiva e inflexible de los negociadores estadounidenses encabezados por Robert Lighthizer y, por su puesto del propio presidente Trump, distorsionan los temas a tratar, ya que se prestan a especulación respecto a si es una estrategia o una amenaza latente.

A raíz de este complicado entorno, los sectores de la iniciativa privada que forman parte de la delegación mexicana anunciaron que están considerando pararse de las mesas de negociación del tratado si Trump no cesa sus ataques contra el acuerdo y contra México. En ese sentido, señalaron que optarían por una cancelación del acuerdo comercial y buscarían una renegociación posterior con el siguiente presidente de los Estados Unidos.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón señaló que hay posibilidades de que se levanten de la mesa si Estados Unidos sigue insistiendo sobre temas que resulten en contra de los intereses de México. En ese sentido, sostuvo que el tratado es para modernizar y para aumentar la competitividad de la región y no para volver a modelos del pasado.

El sector empresarial afirmó que el plan “B” de México, ante una posible salida del TLCAN, sería apegarse a las reglas establecidas por la Organización Mundial de Comercio (OMC), las cuales manejan cuotas arancelarias promedio del 4%.

En ese sentido, Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario señaló:

“Preferimos una salida digna del TLCAN y aguantar dos años y medio con las reglas de la OMC para esperar al siguiente presidente de Estados Unidos y de Canadá para llegar a un nuevo acuerdo, que hacer un mal acuerdo que nos marcaría por los próximos 25 años”

Los representantes empresariales que han dado seguimiento a las mesas de negociación sostienen que en términos generales respaldan las posiciones que tiene el gobierno mexicano sobre los objetivos que debe tener el acuerdo, sin embargo, están listos para levantarse de la mesa si se ven afectados los intereses de sus representados, que finalmente son los empresarios.

Según el presidente del consejo directivo de BBVA Bancomer, Luis Robles, una salida del tratado en el corto plazo afectaría más a las exportaciones de Estados Unidos debido a que la OMC aplicaría los aranceles de Nación Más Favorecida, los cuales serían más elevados que los de las exportaciones mexicanas. Ante esto, México podría optar por bajar los aranceles con la finalidad de que el flujo comercial no disminuya a causa de los aranceles.

El sector empresarial mexicano está convencido de que las relaciones comerciales entre los todavía socios del TLCAN fluirán con o sin tratado, debido a que se ha generado un vínculo profundo y una fuerte integración de los mercados de la región. (Vía: El Financiero)