Dafne tuvo un aborto espontáneo en su trabajo y la sentenciaron a 16 años de cárcel por homicidio

“Dafne lleva dos años en prisión por un delito que no cometió“, expresa la abogada Karla Michelle Salas en una conferencia de prensa en el centro Cencos, donde expone el caso de Dafne McPherson: una mujer de 28 años que tuvo un parto fortuito dentro del sanitario de una tienda Liverpool, establecimiento donde laboraba el pasado 17 de febrero del 2015 en Querétaro.

Dafne no sabía que estaba embarazada pues los doctores le dijeron que sus síntomas se debían a un problema en la tiroides y cuando los paramédicos llegaron al centro comercial, el personal de seguridad les negó la entrada, la recién nacida murió en el lugar. (Vía: Animal Político)

Meses antes del 17 de febrero, cuando Dafne acudió al IMMS, los médicos le dijeron que el aumento de peso y su irregularidad con su periodo menstrual eran causados por el padecimiento de la tiroides.

“Le hablé a la enfermera, quien nunca contestó en su extensión; sentí cómo se me rompió como una liga en el estómago y me dieron muchas ganas de ir al baño, pero no me dio tiempo de sentarme, cuando sentí que se cayó algo y me recliné. Empecé a sentir que sangraba, me mareé y me senté… Cuando volteé a ver me di cuenta que era un bebé”, expresó en su momento Dafne vía telefónica a sus abogados.

De acuerdo a las declaraciones del los paramédicos, ellos lograron atender Dafne y a la bebé dos horas después del parto, para el momento que fueron trasladadas al hospital la recién nacida había fallecido.

La aboga Salas relata que desde el traslado en la ambulancia Dafne fue acompañada por un policía al hospital pues la responsabilizaban de la muerte de su hija, ya en el hospital fue acusada por el Ministerio Público de la Procuraduría de Querétaro por el delito de ‘aborto’, pero al verificar la edad de su hija le advirtieron que la investigarían por el delito de ‘homicidio’. 

Tres meses después Dafne fue detenida por el delito de ‘homicidio calificado’ tras una orden de aprehensión solicitada por el Ministerio Público y fue condenada a 16 años de prisión.

Liverpool fue multada con 30 mil pesos debido a que negó la entrada a los paramédicos, “acción que impidió que Dafne y su hija fueran atendidas oportunamente”, detalló Michelle Salas.

En la audiencia final del día 15 de julio de 2016 la Fiscalía de Querétaro argumentó que descartaba la posibilidad de que ella no supiera que estaba embarazada, además expuso argumentos inexactos y carentes rigor pues, básicamente reclamó a Dafne no tener “instinto de madre”,  “creo que ni un perro hace eso, ni una perra, que ve que su hijo nació y va a procurarle la muerte”.

Por su parte, Dafne quien es madre soltera de una niña de 6 años, argumentó que entró en crisis y no pudo reaccionar, ” yo no lo hice (cometer el homicidio), yo solamente no pude reaccionar”.

Uno de sus actuales abogados argumenta que a sus cliente “se le juzgó por prejuicios y estereotipos del Ministerio Público de lo que una madre haría tras un parto inesperado”.

Irregularidades en el proceso

Por si fuera poco: el primer abogado que contrató la familia no conoció del caso hasta que Dafne fue detenida por lo que no pudo defenderla, “no sabía nada y sólo le sacó dinero a mis papás”; el segundo se le consideró incompetente para litigar y por lo tanto no presentó pruebas a favor de la detenida. 

La joven también denunció que no hubo investigación en su casos, el cual sólo se basó en declaraciones y una necropsia con irregularidades. (Vía: Sin Embargo)

Amparo

Gracias al apoyo y trabajo del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social A.C, Dafne consiguió tramitar un amparo, el cual será discutido este jueves 19 de octubre por un tribunal colegiado.

El tribuna tienen la oportunidad de revocar la sentencia en contra de Dafne, por esta razón el grupo de abogados que acompaña a la familia busca el apoyo ciudadano vía change.org para ejercer presión sobre las injusticia por la que atraviesa Dafne.

Si quieres revisar la petición puedes hacer click aquí.

Dafne sufrió violencia obstétrica pues se le negó la atención médica de calidad, se violó su presunción de inocencia pues desde el primer momento se le acusó, sin investigación previa o declaración, como responsable de la muerte de su hija y finalmente se juzgo y criminalizó sin perspectiva de género y en su lugar se le dictó sentencia bajo el argumento de no haber reaccionado con “el instinto de madre”.