Por inclumpimiento de PGR, Guillermo Padrés es exonerado de defraudación fiscal

Debido al inclumplimiento de formalidades legales por parte de la PGR, así como la falta de pruebas presentadas en el plazo establecido, Guillermo Padrés fue exonerado de los cargos de defraudación fiscal y lavado de dinero. (Vía: Reforma)

El juez federal Guillemo Urbina Tanús desestimó las acusaciones, que se siguen desde que en 2015 se le imputó la acusación por 8.8 millones de dólares durante su administración como gobernador sonorense. Al carecer de elementos la demanda, además de haberse dictado formal prisión sin ser pertinente, se dictó un auto de libertad, tras el amparo ganado por Padrés en diciembre pasado, pero revisado nuevamente para que se apegara al proceso legal del amparo.

Esto no implica que el exgobernador quedará en libertad, pues aún queda un proceso de lavado de dinero por dictaminar en el que, esperamos, la PGR actúe de manera eficiente para que, en caso de ser culpable, se le adjudique la pena correspondiente y no quede exonerado por el manejo jurídico de los casos que se han abierto contra él.

Aunque existe un patrón de corrupción de parte de gobernadores priístas, el caso de Padrés da un claro ejemplo que este mal no tiene colores específicos. Se trata más bien de un problema estructural de la clase política, que aprovecha su posición de poder para hacer un uso personal de los bienes federales, que, hasta donde sabemos, son para el uso en favor de la ciudadanía. (Vía: El Universal)

Así mismo, la PGR ha incumplido en su papel en muchos casos, siendo el más notable el de Javier Duarte, en el que las acusaciones contra el exgobernador veracruzano se han ido cayendo solo por una mala argumentación y mal papeleo judicial.

Ahora, queda ver y esperar que la Procuraduría cumpla con su trabajo y que la ley se pueda cumplir apegado al derecho y no a sus malos manejos jurídicos que, por supuesto, siempre levantan sospechas por más que no lo quieran.

Por: Redacción PA.