Hijo de alcaldesa de Los Cabos aparece en nómina con sueldo inflado

Gana más que los funcionarios que llevan años en sus cargos
Hijo de alcaldesa de Los Cabos aparece en nómina con sueldo inflado. Imagen: Especial

Armida de Jesús Castro Guzmán, alcaldesa de Los Cabos, metió a su hijo a la nómina del Organismo Operador Municipal de Agua Potable con un sueldo de 21 mil 419 pesos al mes.

El documento en el que se aprecia el nombre del hijo de la alcaldesa fue dado a conocer este miércoles; se aprecia que Jesús Castro Guzmán, se encuentra en el registro de nómina del gobierno como “empleado de confianza”.

El sueldo de más de 20 mil pesos que percibe el hijo de Armida Guzmán rebasa incluso los salarios de funcionarios que han estado por mucho tiempo en el Organismo de Agua Potable, por lo que usuarios en redes sociales denuncian la falta de austeridad de la alcaldesa.

Sin embargo, a pesar de los reclamos de nepotismo y la muestra de que la Ley de Austeridad no se aplica en el caso de la morenista, ésta respondió de la siguiente manera:

Sin negar o aceptar la acusación, la alcaldesa de Los Cabos se limitó a mencionar que se trataba de la “guerra sucia” y que, su trabajo continuaba.

Otros usuarios mencionaron que el hijo de Armida Guzmán no desempeñaba su cargo, por lo que consideraban que debía ser destituido de inmediato, pero ninguna autoridad correspondiente ha pronunciado algo al respecto.

Y eso no es todo, la alcaldesa se vio envuelta en otro escándalo, pues fue vista en una pick-up último modelo de la marca Ram Chrysler, que según el portal Metropoli, forma parte de un convoy de 9 camionetas de lujo que brindan seguridad a la funcionaria. ¡Ah caray! ¿Y la austeridad?

Pronto la ciudadanía comenzó a reclamarle a Castro Guzmán la forma en que está administrando su gobierno y a través de redes sociales expusieron que el ayuntamiento de Los Cabos adquirió 170 vehículos que costaron 23 mil pesos cada uno de manera mensual.

Luego de desatarse la polémica en torno a las actividades de Armida Guzmán, declaró que la adquisición de dichos vehículos no endeudará a la administración, asegurando que se pagarán en los próximos dos años y que piensa heredarlas al gobierno que le siga.

Más allá de las promesas y excusas que brindó la alcaldesa, la sociedad le reclama los lujos que se ha dado durante su administración a base de nepotismo, cero transparencia y nada de austeridad, que irónicamente es el sistema ejercido por el gobierno de AMLO, líder de Morena, partido al que pertenece Castro Guzmán.

¿Basta con que desde la presidencia se diga que se acabó la corrupción para que, de hecho, se termine; o es necesario que existan leyes y reglamentos que las persigan hasta sus últimas consecuencias?

Con información de: La Silla Rota.