Escuchar la música de Mozart puede reducir la frecuencia de las convulsiones epilépticas

Las sonatas para piano de Mozart tendrían ese efecto en las personas que padecen epilepsia
(Imagen: Wikicommons)

Un nuevo estudio de investigación clínica titulado La rima y el ritmo de la música en la epilepsia descubrió que escuchar la música de Mozart a diario podría reducir la cantidad de convulsiones que experimenta una persona con epilepsia.

También te recomendamos: El Réquiem de Mozart, una composición rodeada de misterio

La Dra. Marjan Rafiee y el Dr. Taufik Valiante del Krembil Brain Institute del Toronto Western Hospital descubrieron en un nuevo estudio que una composición musical de Mozart puede reducir la frecuencia de las convulsiones en pacientes con epilepsia.

Los resultados del estudio de investigación, fueron publicados en la revista internacional Epilepsia Open. Analizaron los efectos de la melodía de Mozart, Sonata Para Dos Pianos en Re Mayor, K. 448 sobre la reducción de las convulsiones, en comparación con otro estímulo auditivo, una versión codificada de la composición original de Mozart, con características matemáticas similares, pero barajado al azar y sin ninguna ritmicidad.

Sonata Para Dos Pianos en Re Mayor de Mozart (Imagen: Wikicommons)

La Dra. Rafjee dijo a Neuroscience News: “En los últimos 15 a 20 años, hemos aprendido mucho sobre cómo escuchar una de las composiciones de Mozart en individuos con epilepsia parece demostrar una reducción en la frecuencia de las convulsiones.

“Pero, una de las preguntas que aún teníamos que responderse era si las personas mostrarían una reducción similar en la frecuencia de las crisis al escuchar otro estímulo auditivo, una pieza de control, en comparación con Mozart.

“Nuestros resultados mostraron que escuchar diariamente el primer movimiento de Mozart K.448 se asoció con la reducción de la frecuencia de las convulsiones en adultos con epilepsia. Esto sugiere que la escucha diaria de Mozart puede considerarse como una opción terapéutica complementaria para reducir las convulsiones en personas con epilepsia,” agregó. (Vía: Neuroscience News)

Esta no es la primera vez que se sugiere esta sonata, compuesta en 1781 como una herramienta terapéutica para tratar la epilepsia. En 2018, una investigación del Royal Hospital for Sick Children de Londres mostró que los niños de dos a 18 años tuvieron una caída significativa en la actividad epiléptica después de escuchar la música de Mozart.

Con información de Neuroscience News