Estudiantes del IPN crean tabicón de unicel que reduce el impacto sísmico

El tabique es de alta resistencia y se produce a muy bajo costo
(Imagen: El Sol de México)

Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) diseñaron un tabicón de unicel que ofrece varias ventajas ante los tabiques convencionales. Es más económico, ligero y puede reducir el impacto sísmico y auditivo. ¿Cómo lo hicieron?

Te recomendamos leer: IPN: crean gelatina a base de agave para combatir colitis

Los alumnos del IPN crearon un prototipo llamado “Tunicol TEP (Tabicón Ecológico de Poliestireno)”. Hicieron una máquina con material reciclado de alta resistencia que cumple las funciones de mezclar, compactar y desmoldar el producto final: el tabicón de unicel.

Estudiantes del IPN muestran su prototipo (Imagen: Andres Oviedo)

Este tabicón de unicel se parece al tabique estándar, pero tiene varios puntos más a su favor. Mientras que el tabique clásico pesa entre 4 y 6 kilogramos y tiene un costo de entre 3 y 3.50 pesos; el peso de este tabicón de unicel ronda en los 3 y 4 kilogramos y en caso de comercializarse costaría aproximadamente 2 pesos.

El invento de los politécnicos fue sometido a pruebas de resistencia por especialistas de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA) Tecamachalco del IPN.

El prototipo mezcla, compacta y desmolda (Imagen: Excélsior)

La creación del tabicón de unicel por los estudiantes del IPN del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 4, Lázaro Cárdenas, les dio el primer lugar en el Concurso “Premio a los Mejores Prototipos de Nivel Medio Superior” 2019. 

Los participantes en el desarrollo del prototipo Tunicol TEP fueron Daniela Alexandra Zorzano Martínez, Vanessa Segura Mejía, María de los Ángeles Pera Velasco y Arturo Armas Reyes.

El unicel es uno de los materiales más desechados tras darle un sólo uso. Según reportes de la Fundación UNAM en 2018, en México, el consumo de unicel es de 125 mil toneladas anuales.

Actualmente, en varios estados de la república se está haciendo la lucha por reducir el uso de plástico y unicel. La posibilidad de comercializar el invento de los estudiantes del IPN podría ser de gran ayuda para el cumplimiento de este objetivo

Además, por su reducción al impacto sísmico y bajo costo, contribuiría a la reparación de inmuebles dañados en el sismo ocurrido en 2017, el cual aún tiene 113 edificios en obra, según reporta la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México a medios nacionales.

Con información de: Excélsior