Presidente de la Asociación Mundial de Olímpicos propone implantar chips en atletas para evitar dopaje

El presidente de la Asociación Mundial de Olímpicos (WOA), Mike Miller, propuso que a los atletas que compitan en los Juegos Olímpicos se les implante un chip. Él cree que esto ayudaría combatir el dopaje en el deporte con una pronta detección de los que buscan mejorar su rendimiento con sustancias prohibidas y no a través del entrenamiento.

Esta asociación, integrada por antiguos participantes de los JJ.OO., cree que si esto funciona en perros, y no les afectan en lo más mínimo, entonces también puede ser usado en humanos para estar siempre “delante del engaño”. (vía: Telegraph)

La propuesta de Miller va mucho más allá de los análisis que se realizan durante las pruebas olímpicas, donde se analiza orina y sangre en busca de sustancias prohibidas. El problema, según él, es que esto solamente se enfoca en revisar si existen estas sustancias en ese momento, pero que el engaño puede estar detrás, en las horas de entrenamiento.

Muchos alegan que esto invadiría la privacidad de los atletas y las respuesta de Miller nos recordó un poco la intolerancia que se vive a diario en otras esferas de la vida: “bueno, si no quisieran aceptar esto, hay que recordarles que es un club y no tienes por qué unirte si no quieres seguir las reglas”. (vía: Telegraph)

La preocupación de muchos es que este microchip tendría acceso a la información médica y personal de cada atleta, por lo que sería objeto para el constante robo de información. Por su parte, la directora del organismo anti-dopaje del Reino Unido, Nicole Sapstead, prefiere que se busquen otros métodos para ello, porque “hay que hacer siempre un balance entre el derecho de privacidad y el demostrar que estás limpio”.

Lo cierto es que la medida impulsada por Miller, sería una forma muy concreta y sencilla de monitorear a los atletas en sus prácticas médicas y de consumo de sustancias para su desarrollo físico, donde no están prohibidas todas porque varias son usadas como medicamentos de uso común. (vía: Marca)

Por otro lado, el comprometer la privacidad de una persona, simplemente por dudar de su honestidad, va en contra de la ética y la moral que los Juegos Olímpicos quieren presentar al mundo. Será mejor que alguien le presente a Philip K. Dick y a George Orwell al señor Miller, para que entienda por qué no todos lo apoyan.