Lucero Sánchez, la ‘Chapodiputada’, fue detenida por conspiración al intentar entrar a EE.UU.

Lucero Sánchez López, exdiputada local panista, fue detenida en el cruce fronterizo de San Ysidro, entre Tijuana y San Diego, acusada de conspiración. Sánchez López, a quien han apodado desde 2015 la “chapodiputadafue acusada en México por vínculos con el narcotráfico y falsificación de documentos para visitar a Joaquín, “El Chapo”, Guzmán mientras estuvo detenido en el penal de Puente Grande.

En una serie de entrevistas a medios en Tijuana, su abogada, Rosalba Alarcón, confirmó la detención de su cliente y aseguró que había estado tratando de tramitar asilo político para sus hijos menores de edad, pues las amenazas telefónicas y atentados hacia su persona en su ciudad, Cosalá, Sinaloa, se habían convertido en un riesgo constante. (Vía: Reforma)

En reiteradas ocasiones, dice la defensa de Sánchez López, se le repitió que ella, por el proceso legal que enfrenta desde el 13 de junio de 2016, no podía salir del país, pero “no sería una mala idea” tramitar el asilo para sus hijos.

Al parecer, la “chapodiputada” intentó cruzar la frontera con normalidad, pero fue detenida un par de horas por las autoridades migratorias en San Ysidro y, posteriormente, fue enviada a un centro de detención migrante en San Diego y puesta a disposición de un juez de la misma ciudad. (Vía: Excélsior)

La Procuraduría General de la República y la Secretaría de Relaciones Exteriores ya están revisando el caso y, dada la acusación contra Sánchez López de falsificación de documentos, se ha iniciado un diálogo con las autoridades estadounidenses para saber si sus documentos migratorios son falsos o no, para saber si solicitan su deportación o su extradición. (Vía: El Universal)

Si bien la única declaración que se tiene hasta el momento es la de su abogada, poco queda claro de su detención: ¿por qué decidiría huir del país de una forma tan obvia, aún sabiendo que ponía en riesgo el proceso de asilo político de sus hijos?, ¿por qué es que incluso su defensa suena… dudosa de su cliente? Algo sí nos queda claro: México no es bueno deteniendo a sus prófugos.

Publicidad