Ya se supo por qué se cayó la plaza Artz Pedregal

Imagen: Especial

Este día la empresa Grupo Sordo Madaleno informó sobre los resultados de los peritajes hechos para explicar el derrumbe de la plaza Artz Pedregal. Según el comunicado, basado en los resultados de estos peritajes, la plaza se cayó por un error de cálculo estructural. 

A todos nos queda claro que el volado de esa plaza se derrumbó el 12 de julio pasado por culpa del mismo enemigo ancestral que hizo caer a Juanga y el casi olvidado niño Édgar: la gravedad. Pero la gran duda de muchos era: ¿por qué la gravedad la tuvo tan fácil?

Imagen: Especial

Los estudios, elaborados por el Instituto de Ingeniería de la UNAM, la firma Wiss Janney & Elstner (WJE) y la empresa Stark + Ortiz S.C., llegaron a la conclusión de que los cálculos empleados en el diseño de esa parte de la plaza fueron erróneos. (Vía: Reforma)

En ese sentido, WJE precisó lo siguiente:

“…un diseño significativamente deficiente en términos de resistencia y que puede representar un riesgo de seguridad durante la construcción cuando la edificación está soportando esencialmente su propio peso (sin la carga viva de los ocupantes)“. (Vía: Animal Político)

Por otro lado, según el mismo comunicado de la empresa responsable, el Instituto de Ingeniería de la UNAM concluyó que la capacidad de los elementos estructurales no fue suficiente para soportar la combinación de cargas gravitacionales”. 

O sea: se la pusieron de pechito a la gravedad.

Según explicó Grupo Sordo Madaleno, el cálculo del volado de la plaza Artz Pedregal fue responsabilidad de la empresa Vargas de la Rosa y ese diseño en particular no ocurre en ninguna otra parte del inmueble.

La verdad, menos mal que este bastante espectacular derrumbe ocurrió con una plaza semi vacía. Imaginen de lo que estaríamos hablando si este incidente hubiera ocurrido en medio de un temblor con centro comercial más concurrido.

Grupo Sordo Madaleno asegura que el resto de la obra ya fue revisada y se encuentra fuera de peligro. Sin embargo, será perfectamente comprensible si a más de uno le da cuz cuz pisar esa plaza si se llega a reinaugurar.

Ojalá este derrumbe, que solo causó pérdidas económicas, sirva de parteaguas para que de ahora en adelante las plazas y demás obras de semejante envergadura se hagan con eficiencia. Nadie desea bajo ninguna circunstancia más derrumbes espontáneos en una ciudad ciscada, con buena razón, por los temblores. 

Por cierto, el chico de la playera que aparece de la nada en el video de arriba, resultó que estaba en el baño y llegó a medio show. Aunque en nuestros corazones siempre creeremos que era un error en la Matrix.