La violencia en CDMX: ¿Qué está pasando con el narcomenudeo en la capital?

Foto: Especial

El 25 de junio, la Procuraduría capitalina informó que hallaron en el interior de un Chevy dos cajas. Una estaba en el asiento trasero, la otra en la cajuela. Dentro de estas encontraron cubiertos en cal los restos de un hombre. Su muerte posiblemente estaría relacionada a actividades de bandas delictivas, según fuentes de la Procuraduría.

Aunque no es nuevo el hallazgo de dos cuerpos desmembrados y una narcomanta en Insurgentes, el pasado 17 de junio, pareciera que da una nueva perspectiva a la violencia de las bandas criminales de la ciudad, de acuerdo con un análisis de InSight Crime, un medio especializado en temas de seguridad en Latinoamérica.

“Empezó la limpia, mugrosos, con todo y el apoyo del comdt muerto y la Policía de Garibaldi y los federales de López. Porque ni qué CJNG ni qué verga. Ya vamos por ti y por todos los mugrosos que reclutaste con tu Anti-Unión. Que empiece el desmadre, perra Tortas”, decía la narcomanta colgada a la altura de Tlatelolco.

Foto: Especial

Anti-Unión es un grupo que emergió apenas hace unos meses en la capital. Esta banda es una que se ha atribuido varias ejecuciones de integrantes de la Unión de Tepito, una de las organizaciones criminales con mayor presencia en la Ciudad de México, principalmente en el Centro, dedicada principalmente al narcomenudeo, pero también extorsiona a los comerciantes.

Este mismo mes fue abatido uno de los personajes clave en la organización presuntamente liderada por Roberto, alias “El Betito”. Este hombre era conocido como “La Pulga” y fue ejecutado junto con otro presunto delincuente en la Cuauhtémoc.

Foto: Tomada de Twitter

De acuerdo con InSight Crime, existen dos explicaciones sobre el origen de la Fuerza Anti-Unión, supuestamente dirigida por “El Tortas”. Una es que es una célula de justicieros, mientras que la otra es que están ligados al Cártel Jalisco Nueva Generación y le disputa el centro de la capital a la Unión.

El periodista de Chilango Carlos Acuña explicó a Plumas Atómicas que el Centro Histórico es una zona en disputa debido a varios factores económicos. Entre estos está la recuperación. Con esta se encuentran calles como Regina, por ejemplo, donde surgieron una serie de negocios hace años que, tras violar el uso de suelo, se empezaron a exhibir al narcomenudeo y extorsión, pues al operar de manera irregular no pueden denunciar ante las autoridades.

Ante ese contexto, Acuña agregó que los vecinos comienzan a padecer la inseguridad, pues los mismo narcomenudistas comienzan a actuar de una manera más abierta y en consecuencia se da pie a otros crímenes. Además, el crimen comienza a darse otras licencias, como la “expropiación” de propiedades, es decir, se apropian de inmuebles y negocios dela zona.

En entrevista con Foro TV, el jefe de gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva, señaló que la Unión y Anti-Unión son dos bandas narcomenudistas que han dejado mensajes como el que fue encontrado en Tlatelolco. En el mismo espacio, apuntó que tienen contactos con otras organizaciones del narco que operan a nivel nacional. Estas organizaciones serían las que proveen a “El Betito” y Anti-Unión de armas y drogas.

Xochimilco, Tláhuac, Cuauhtémoc e Iztapalapa son las delegaciones donde se concentra este tipo de violencia, según Amieva y aproximadamente la mitad de la fuerza de la Secretaría de Seguridad Pública –unos 45 mil– persiguen el narcomenudeo en la capital.

En Iztapalapa es un conflicto que si bien toca el del Centro, hay otras bandas en el panorama. Una fuente de la Procuraduría capitalina señaló a Plumas Atómicas que en esa delegación estarían peleando el Cártel de Tláhuac y Los Rodolfos, dos bandas narcomenudistas.

Operativo de la Marina en Tláhuac donde abatieron a “El Ojos”. Foto: Tomada de Twitter

Según El Universal, Los Rodolfos es una banda que se formó tras el operativo del 2017 de fuerzas federales en Tláhuac, donde abatieron a José de Jesús Pérez, alias “El Ojos”. Esta banda comenzó a disputarle al Cártel de Tláhuac los espacios de venta de droga.

Por su parte, Amieva señaló que justamente la muerte de “El Ojos” llevó a la generación de más bandas en la capital.

En entrevista con InSight Crime, el periodista David Fuentes señaló que en la Ciudad de México no se han dado pasos firmes contra el crimen, lo que permite que ocurran cosas como los desmembrados de Insurgentes. Para el reportero, ese incidente refleja que la delincuencia está subiendo la violencia de nivel.

Asesinato en Iztapalapa. Foto: Plumas Atómicas

Otra fuente de la Procuraduría apuntó a Plumas Atómicas que justamente las autoridades en la capital han tomado una actitud laxa ante las bandas criminales, lo que ha dado pie a que estas pudieran crecer hasta el escenario que se ve hoy.

Existe, sin embargo, un asunto que sería disuasivo para que el crimen continúe con acciones tan escandalosas como los desmembrados y narcomantas en vías principales: las respuestas de las fuerzas de seguridad capitalina son mucho más fuertes que en otros estados. Esto significa que el crimen se vería en apuros si llama demasiada atención. Así lo considera el analista Jaime López para InSight Crime.

Esta violencia en la capital, dice InSightCrime, pone en duda la postura oficial de las autoridades sobre el crimen organizado, la cual ha sido que no existe el narcotráfico en la Ciudad de México y no hay cárteles operando dentro de sus límites. Esta postura ha sido fuertemente cuestionada desde que “El Ojos” fue abatido en abril del año pasado.