Una historia de indiferencia: desde 1985, vecinos solicitaron demolición de un edificio, hoy, los desalojan por sus daños

Conforme pasan los días y la emergencia va cediendo paso a la reconstrucción, por toda la ciudad van apareciendo denuncias de los vecinos: desde el temblor de 1985 y a lo largo de 32 años, decenas de edificios fueron reportados decenas de veces ante Protección Civil y las autoridades delegacionales.

Desde 1985 hay edificios abandonados y con daños severos que “aguantaron” sismos mayores y menores, el desgaste del tiempo y el abandono. Fue hasta este 19 de septiembre que, finalmente, las autoridades los recordaron. El problema fue que esos edificios abandonados generaron daños en sus vecinos.

Alrededor de 100 personas han tenido que se desalojadas de la calle Versalles en la colonia Juárez: el edificio con el número 37, que había sido reportado una y otra y otra vez con las autoridades delegacionales y capitalinas golpeó a sus vecinos, afectó los cimientos de su alrededor y es una amenaza latente hasta que no sea derruido. Y, aún con eso, hoy sigue “en pie”.

Finalmente, tras la réplica del sábado pasado, las autoridades se dieron cuenta del riesgo real (en parte porque lo experimentaron en carne propio): mientras Cynthia Murrieta, titular de Protección Civil de la delegación Cuauhtémoc, y un equipo de evaluadores, hacían una revisión del daño del edificio en Versalles 37, tuvieron que desalojar corriendo porque la estructura no paraba de crujir, amenazando con venirse abajo en cualquier momento.

Según testimonios de los vecinos, incluso después del sismo del pasado 19 de septiembre, Protección Civil capitalina les había dicho que si querían ese edificio demolido, tendrían que absorber el costo ellos mismos… Pero “el miedo no anda en burro” y, según la delegación Cuauhtémoc, iniciará ya la demolición controlada, por lo que la calle de Versalles fue cerrada a la circulación… por un par de días.

Los vecinos ya no saben si creerle a las mismas autoridades que por 32 años los ignoraron. Por lo pronto, tendrán que buscar dónde vivir, “en lo que” esas autoridades arreglan el caos que provocó su indiferencia.

Con información de Animal Político