Reos cultivan comida y cuidan animales dentro de la cárcel

En el Centro de Rehabilitación Social Varonil de Santa Martha viven mil 366 primodelincuentes. La mayoría están internos por delitos no graves y tienen altas probabilidades de reinserción en la sociedad. Es por eso que el Centro de Rehabilitación Social Varonil (Ceresova) desarrolló un programa único en su tipo: Bio-reinserta, con el que los presos aprenden el trabajo del campo y el cuidado de animales como una alternativa laboral para cuando sean liberados.

La granja ha operado durante dos años. De acuerdo con el ingeniero Jacob González, de la Unidad de Educación Agropecuaria de la Secretaría de Educación Pública, “en este lugar se siembran lechugas, brócoli, coliflor, zanahoria, rábanos, cebolla, betabel, espinacas y acelgas. Aquí venimos, tomamos las herramientas, las semillas, las plántulas, se preparan los suelos, se establecen los periodos de riego y fertilización si es el caso.

Animales en penal de Santa Martha

Según la explicación del agrónomo, el suelo de la Ciudad de México no es propicio para la siembra porque es muy salino. Sin embargo, se puede fertilizar con composta: “Cualquier suelo se puede volver fértil cuando se incorpora material orgánico. Los muchachos han trabajado con abonos verdes como el trigo y, si no, tenemos la hidroponia“.

Foto: Animal Político

Los reos también cuidan animales en la granja. Cuentan que una de las tortugas que cuidaban fue secuestrada: desapareció durante una visita y, semanas después, fue devuelta. También hay un conejo que ya ha mordido a varios reos, por lo que lo llamaron “Conejo Perro“. Además, cuidan que los patos no muerdan las orejas de los conejos. “Es muy buena la convivencia con todo el equipo de hortalizas, muy tranquilo”, dice el interno Ricardo Castañeda. “Es una de las cosas que más me gusta hacer porque, la verdad, no hay mucho que hacer”.

Tortugas en el penal varonil de Santa Martha

No es la primera vez que el sistema penitenciario de la CDMX intenta introducir un programa de siembra: ya se ha hecho en el Varonil Oriente, en el Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial (Cevarepsi), en el Femenil de Santa Martha Acatitla y en la Casa de Medio Camino a un costado del Reclusorio Sur. Sin embargo, de acuerdo con el subsecretario Hazael Ruiz, éste es el más avanzado y por el que han pasado más personas: 200 hombres desde que fue implementado. (Vía: Animal Político)

Publicidad