Niño falleció arrastrado por el agua en Iztapalapa

Foto: Especial

Las lluvias de ayer en el Oriente de la Ciudad de México dejaron un saldo rojo: un niño de 9 años murió tras ser arrastrado por el agua en la calle Eloy Cabazos, en la delegación Iztapalapa. Entre todas las historias e imágenes que vimos y leímos ayer, esta es por mucho la más terrible.

Una camioneta siendo arrastrada por un camión de bomberos en CDMX. (Imagen: Especial)

Y es que, según medios de comunicación, el niño, de nombre Ángel de Jesús, iba de la mano de su madre cuando la corriente lo arrastró. Su cuerpo fue rescatado sin vida de una coladera en la colonia San Miguel Teotongo. El gobierno de la Ciudad de México abrió una carpeta de investigación por este fallecimiento. (Vía: Reforma)

Y es que la tormenta de ayer sorprendió a propios y extraños. Todos vimos las imágenes de una chica rescatada del asiento del copiloto de una camioneta roja completamente cubierta por el agua, por poner un ejemplo.

La tarde de ayer el servicio del Metro se detuvo de Peñón Viejo a La Paz por el agua que colmaba las vías de la Línea A. El día de hoy las autoridades del Metro aclararon que el cierre no fue precisamente culpa del agua, sino de la basura.

Imagen: Especial

Sí: la inundación no fue porque cayera más agua de la que podía soportar nuestro drenaje. Lo que no pudieron ni pueden tolerar nuestras alcantarillas es la cantidad de basura que los chilangos avientan. 

En nuestro pecado estuvo la penitencia: tenemos habitantes con malos hábitos que avientan basura en la calle; bueno, la penitencia fue tener que lidiar con avenidas inundadas por donde apenas los camiones pasaban y lagunas súbitas fundadas en nuestras calles. No pocos automóviles fueron rescatados ayer e incontables retrasos sufrieron los usuarios del Metro, todo por la basura.

Según Protección Civil hubo zonas de la capital donde el agua rebasó los 70 centímetros de altura; incluso vimos en video automóviles arrastrados por la corriente. Pero el que no tenía culpa de nada fue el niño de 9 años, cuya muerta ahora mismo ya investigan las autoridades capitalinas.