Pensaron que estaba durmiendo, pero viejito murió en línea 1 del Metro sin que nadie se diera cuenta

Todo mundo pensó que dormía, pero un hombre de la tercera edad, en realidad, había muerto, en la línea 1 del metro de la Ciudad de México.

En esta historia, por extraño que parezca, no hay nadie a quien culpar ni ninguna falla que señalar. Una persona de la tercera edad se sentó en uno de los asientos reservados para ellos, así como para discapacitados y personas con bebés. En algún punto de su trayecto parecía que se había quedado dormido y nadie lo despertó. (Vía: Excélsior)

Al cuarto para las 12 de la noche, cuando los policías de turno revisaban los vagones y sacaban de ellos a los despistados que se habían quedado en Pantitlán, intentaron lo mismo con el señor… pero no respondía. Llamaron a los servicios médicos de emergencia, pero ya había sido tarde: llevaba varias horas muerto.

Su cuerpo, posiblemente, dio varias vueltas desde Observatorio hasta Pantitlán. Al parecer murió de un infarto fulminante y, por considerarse una muerte de causas naturales,  no será investigado por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y no se abrirá una carpeta, por lo que su cuerpo se trasladó directamente al Ministerio Público en espera de que sea reconocido por algún familiar. (Vía: Reforma)

Aunque no se tienen estadísticas de las muertes naturales que ocurren dentro de los vagones e instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México, sin duda se trata de un número menor al de los suicidios, que siguen creciendo a pesar de programas tan… creativos como la instalaciones de ‘pantallas’ con temas vacacionales, aromas y música.

El anciano que murió en la línea 1 vestía zapatos cafés, pantalón beige, una camisa azul y un saco azul. La PGJ, aunque no abrió una carpeta de investigación, espera que sus familiares sean localizados pronto pues, de lo contrario, su cuerpo sería dispuesto en una fosa común. (Vía: Univisión)