A 5 meses del 19S: cómo avanzan los casos Rébsamen, Multifamilia Tlalpan y Zapata 56

Han pasado cinco meses desde el sismo que el 19 de septiembre azotó la CDMX, Puebla, Morelos y otras ciudades cercanas a la urbe. No sólo ha pasado el tiempo, sino también más sismos que han puesto en perspectiva todo lo que se ha hecho bien o mal en la rehabilitación de la ciudad y sus comunidades perjudicadas.

Aunque son muchísimos los casos en los que hace falta avanzar, tres de los más representativos siguen en la misma incertidumbre, a pesar de estar siempre en el foco mediático. A cinco meses, dos sismos y básicamente pocos avances, esto es lo que ha pasado con el Colegio Rébsamen, el Multifamiliar Tlalpan y Zapata 56.

Colegio Rébsamen

En la inmediatez, se culpó a los dueños de la escuela, que fueron juzgados al respecto por la evidente irresponsabilidad de construir habitaciones y salones en una estructura que no estaba diseñada para ello y que ponía en un riesgo latente a todos los que se encontraban ahí.

El caso avanzó para demostrar que esto, en realidad, se trataba de una cadena de errores que consuma la constante mexicana: corrupción. Desde los dueños que sin necesidad de permisos y planos suficientes para una institución educativa, hasta quienes aprobaron eso desde la Secretaría de Educación; ahí también se esconde la insuficiencia legislativa para brindar espacios adecuados para la educación en la CDMX. (Vía: Grupo Imagen)

Tras varios meses, se dio a concoer información que en su momento Claudia Sheinbaum, delegada de Tlalpan, no facilitó. En ella se comprobaba que la construcción de esa institución educativa fue lograda con irregularidades, en la que constaban incuso documentos falsos. (Vía: Excélsior)

Más allá de reconocer en esto un caso particular, en el que el Colegio Rébsamen habría actuado con todo el poder de la ilegalidad, engañando a las autoridades delegacionales y educativas, se descubrió que los protocolos para la construcción estaban viciados por machotes genéricos que hicieron que un lugar como esa escuela estuviera en las condiciones que propiciaron su desplome. (Vía: El Financiero)

5 meses del 19S: casos Rébsamen, Multifamiliar Tlalpan y Zapata 56
Foto: El Financiero

A cinco meses del hecho, la incertidumbre sigue presente. Es evidente que lo perdido es irrecuperable, pero es necesario que se explique bien qué fue lo que sucedió y cómo es que operan otras escuelas, para así evitar que esto suceda nuevamente ante cualquier eventualidad, natural o humana.

Multifamiliar Tlalpan

En este complejo habitacional ocurrió uno de los derrumbes más hablados del 19S.  La edad de los edificios hizo que no solo el edificio colapsado fuera el que sufriera daños, sino varios más alrededor, que quedaron sin la posibilidad de ser habitados ante el riesgo latente de que sucediera lo mismo una vez más.

Los rescates y el retiro de escombros fueron la primera parte de todo un proceso que, hasta la fecha, sigue sin terminarse. En el momento la poca disponibilidad de personal para hacer dictámenes estructurales complicó todo para los edificios que no se derrumbaron, pero al pasar el tiempo todo seguía igual y una vez quese resolvió esta falta de documentos, los vecinos dudaron de su fiabilidad. (Vía: Proceso)

Las exigencias de la gente que no ha podido regresar siguen siendo las mismas: que se hagan dictámenes donde se explique y se detalle la condición de los edificios y que a partir de ello se tomen acciones pertinentes. Fue hasta esta semana que recibieron dictámentes, en los que se mantenían la gran mayoría de las observaciones que se hicieron en un principio. (Vía: La Crónica)

Lo que falta en este sitio es certidumbre para los vecinos. Aunque en un primer momento recibieron mucha atención, con el tiempo se fueron quedando solos en sus campamentos, con el silencio de las organizaciones como cómplice. El asegurar que los edificios son habitables, o no, es solo la primera parte de un problema que no queda saneado con dicámentes.

Zapata 56

Un edificio nuevo, sin la excusa de haber sido construido bajo las antiguas leyes de infraestructura de la ciudad. De cualquier manera, se colapsó y en él murieron dos personas, que habían comprado un lugar donde vivir, en el que les aseguraron estarían a salvo.

A finales de 2017 se detuvo al arquitecto responsable de la construcción de este inmueble y a su socio más cercano, acusados del homicidio de las dos personas fallecidas al interior. Claro, él no las mató y nadie los obligó a comprar un departamento ahí. Sin embargo, es su entera responsabilidad haber aprobado ese sitio sin las capacidades necesarias para resistir el contexto sísmico de la CDMX. Si en todos los casos es ridículo culpar a las víctimas, aquí sería triste y enfermizo. (Vía: Animal Político)

Tras 103 días detenido, se liberó a Jaime Smith, coorresponsable de la obra y se le exoneró de los delitos de doble homicidio. Sin embargo, el responsable directo de la obra sigue sin ser liberado y sin ser sentenciado a algo.

Puede que sea el caso en el que más se haya avanzado, gracias a la presión de los habitantes del edificio, así como los vecinos de Zapata 58, quienes estaban también riesgo por el posible derrumbe del complejo, que caería sobre el edificio adyacente. (Vía: Huffington Post)

5 meses del 19S: casos Rébsamen, Multifamiliar Tlalpan y Zapata 56
Foto: Huffington Post

Aún queda que las aseguradoras responsan a los damnficiados y claro, el tema aquí es igual de complejo que en los otros. Un edificio moderno que se derrumbó poco tiempo después de haber sido inaugurado es una anomalía que puede esconder las mismas irregularidades en otros edificios.

El trabajo aquí, además de responder a todos los damnificados, tendrá que resolver la corrupción a la hora de construir edificios altos dedicados a la casa-habitación. En esta ciudad, donde todo parece crecer en verrtical no podría seguir sucediendo esto, sobre todo después de una reestructuración de los lineamientos de construcción mínimos para resistir los constantes sismos que aquí ocurren. (Vía: El Universal)

Por: Redacción PA.