¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Activistas fuman cannabis en el Ángel para que el Gobierno de CDMX no pueda arrestar a otros por hacerlo

Los activistas buscan sentar un precedente de actuación del Gobierno capitalino para no penalizar el consumo
El colectivo de activistas demanda el derecho al autocultivo (Foto: Plumas Atómicas / Gil Arellano)

Aún no inicia el segundo periodo de sesiones y en el Senado, donde se atoró la discusión que despenalizaría la cannabis un grupo de activistas enciende porros. Llevan meses haciéndolo. Desde octubre, cuando se discutían en el Senado las iniciativas para regular a la cannabis, activistas se plantan sobre la Plaza Luis Pasteur para entre consignas, pancartas y ambiente amigable consumir mariguana. Ahora, en la víspera del segundo periodo ordinario de sesiones, llevan su activismo al Ángel de la Independencia donde la tarde de ayer sembraron 16 plantas de cannabis.

También te recomendamos: Hacia la regulación de la marihuana: proponen la creación de un Instituto Mexicano del Cannabis

José Rivera, internacionalista y activista del Movimiento Cannábico Mexicano, explica que la siembra en el monumento más emblemático de la ciudad es parte de una estrategia para que el Gobierno de la Ciudad de México fije postura ante el consumo y con ello genere un precedente de actuación. El planteamiento es básicamente que el que calla otorga. Nos basamos en una figura del derecho internacional que se llama aquiescencia. Si un Estado decide no actuar entonces básicamente está poniendo un ejemplo de aquiescencia”, explica.

El Movimiento Cannábico Mexicano sembró 16 plantas de cannabis en las jardineras del Ángel de la Independencia (Foto: Plumas Atómicas / Gil Arellano)

En México el consumo de drogas no está penado y en el caso de la Ciudad de México, hacerlo en vía pública es sancionado como falta administrativa. Sin embargo, todos los aspectos alrededor del consumo de drogas como la portación (la cantidad máxima permitida de cannabis es de 5 gramos) están penados por leyes federales. Por eso la estrategia de los activistas trasciende. “Con qué cara puede ir el Gobierno de la Ciudad de México a arrestar a otros consumidores y meterlos al bote cuando abiertamente se está haciendo aquí, ¿por qué no lo quieren hacer? ¿porque tiene costo político? Si la ley es pareja es para todos, ¿no?”, remata Rivera.

Fue en noviembre del año pasado cuando los activistas comenzaron a sembrar plantas de cannabis en las jardineras del Ángel de la Independencia. Comenzaron con una planta y señalaron que si eran retiradas, regresarían con el doble para sembrar. Con cinco visitas ya suman 16 plantas de cannabis. “Eventualmente es inevitable que va a tener que haber algún tipo de confrontación”, señala Rivera. “Es una estrategia para medir y ver cómo reacciona el Gobierno; si ellos no quieren reaccionar o no quieren confrontarnos está bien. La gran diferencia es dónde lo estamos haciendo, aquí es público y visible, hay cámaras por todas partes”.

Legislar desde el miedo

A la espera de que el Senado retome la discusión de las iniciativas para despenalizar y regular a la cannabis, el Movimiento Cannábico Mexicano expresó su preocupación por lo que considera una ley que parte desde el miedo.

“Como está ahora la ley nos pone como ciudadanos de segunda”, condena José Rivera. Aunque son varias las críticas, todas se reducen a que en el predictamen que circuló en el Senado en octubre del año pasado regula a la cannabis para “combatir las consecuencias del uso problemático”.

El Charro Cannábico encabezó la marcha que partió del Senado al Ángel (Foto: Plumas Atómicas / Gil Arellano)

 Asimismo, aunque la iniciativa eleva la posesión a un rango de entre 28 y 200 gramos, criminaliza cualquier posesión superior. “Es discriminatorio porque a la ley le da igual si un consumidor de alcohol lleva una botella o 10 cajas”, consigna Rivera. Otra de las críticas viene desde la distinción que haría la ley entre fumadores de tabaco y de cannabis, aun cuando la evidencia científica refiere que el humo del tabaco es más dañino que el de la cannabis.

“Como está la ley ahora, un fumador de cannabis tendría que pedir permiso a un fumador de tabaco para consumir y el fumador te puede decir ‘no, aquí no puedes fumar, no te doy permiso y te chingas’ aun cuando seas paciente medicado.

Por: Allan Velez / @ysusvampiros