¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Cartel de Tláhuac: porque el narco sí existe en la CDMX y está organizado

Lo que comenzara como un rumor, de a poco está siendo confirmado por las autoridades capitalinas: un cártel ha nacido en la ciudad de México. El cártel de Tláhuac es el principal proveedor de drogas en el narcomenudeo de Ciudad Universitaria y es el principal responsable de la ola de violencia que sufre Tláhuac desde comienzos del año, según información de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

Por años, Miguel Ángel Mancera, aun cuando fue procurador de justicia durante la administración de Marcelo Ebrard, insistía que la Ciudad de México no tenía problemas de narcotráfico, que las guerras de los cárteles no ocurrían en la capital del país gracias a su trabajo, aunque todos sabíamos que, incluso si hubiera sido cierto, tan sólo era cuestión de tiempo para que la realidad nos estallara en la cara: ni había un escudo sobre la ciudad, ni había un espacio en el que esta ciudad fuera inmune a lo que ocurría a sus puertas (tan sólo el año pasado, Morelos y el Estado de México registraron el mayor número de asesinatos, por ejemplo).

El “cártel de Tláhuac” tiene dos posibles explicaciones: o es una célula del cártel de los Beltrán Leyva, o es un organismo independiente que ha encontrado refugio en las zonas rurales de las delegaciones Tláhuac, Xochimilco y Tláhuac, porque hay poco patrullaje, porque no hay un sistema de vigilancia (porque las cámaras no sirven o casi no existen)…

Desde hace varios años, con todo y las declaraciones de Mancera, la Secretaría de Seguridad Pública ha rastreado y vigilado la presencia creciente de este cártel, apenas hace un par de meses, en un operativo conjunto con el ejército y la Marina, fueron detenidos escoltas y choferes de “El licenciado” en un pueblo de Tláhuac, y, según declaraciones de la PGJDF, los narcomenudistas detenidos en Ciudad Universitaria forman parte de él.

Hasta el momento, no hay suficiente información sobre el alcance de esta organización, sin embargo, que haya evidencias de que las afirmaciones que una y otra vez ha hecho Mancera sean falsas (o ya no sean válidas) deja en evidencia algo que todos sabíamos pero no hallábamos cómo decirlo: la ciudad de México forma parte, aunque no lo queramos, aunque no lo aceptemos, de la realidad violenta del país, uno en el que, cada hora, son asesinadas tres personas.

¿Seguirá insistiendo el Jefe de Gobierno con que no existe el crimen organizado en su ciudad?